miércoles, enero 17, 2007

LA CABAÑA

A ellos dos les encantaba hacer el amor. Cada fin de semana, en que ella no estuviese con la ruler, salían desesperados rumbo al hotel de siempre.

Salían a las siete de la noche para encontrar cuartos. Los jóvenes que atendían, ya los conocían -¿por horas?- pregunta de mero trámite. Subían y hacían de las suyas allí dentro (del cuarto y de ella), y durante ese par de horas se olvidaban de todo al escapar a un mundo apaciblemente más excitante.

Luego de gastar energías mutuamente, venía la hora del desquite, y si salían temprano al y del telo, no era solo por conseguir un cuarto vacío, sino para encontrar mesa. Y de esta manera degustar, saborear, masticar y deglutir la rica porción de chicharrón de pollo que cada sábado inhastiablemente pedían a las señoras de La Cabaña.

Todo había comenzado con sus primeros roces masturbatorios en el mueble de la casa. Como ella quedaba agotada, salía con sus locuras antojosas -tengo hambre . . . pero ¿sabes qué quiero? . . . una porción de Nuggets- lo malo era que no estaban en Lima, y aún faltaba mucho para que llegaran tales establecimientos. Así que pensó un poco . . . quizás demasiado . . . tanta ganya a veces afecta . . . hasta inferir que lo más parecido eran los chicharrones de pollo. Entonces salió de la casa y se perdió durante casi una hora entre avenidas kilométricas y pollerías negativas, salteando choros y taxistas con el propósito de satisfacer los deseos de su enamorada.

El resultado, una vez comparado con los que actualmente comían cada fin de semana, era frustrante.

Cierto día, regresando de la casa de unas amigas, él se percató de la existencia de La Cabaña -¿qué local es éste?-, -aquí venía con mi mejor amiga, a comer luego del gimnasio-, -y si iban al gimnasio ¿para qué comían luego?-, -es que da hambre pues-, -pero no es lo mismo que tirar tu plata al agua-, -es que acá hacen unos chicharrones de pollo . . . mmm, buenazos-, -¡Y por qué no me dijiste que acá los preparaban!, ¡Ya no hubiera tenido que hacer tremendos viajezotes!-, -es que no quería hacerte sentir mal-

Empezaron a asistir cada fin de semana, habiendo hecho o no el amor, a comer chicharrón de pollo en La Cabaña. Es que eran tan deliciosos, tenían ese no se qué adictivo el cual propiciaba que siempre se llenara el local.

En otras ocasiones, como ella no tenía ganas de caminar, él iba y pedía para llevar, pero no se podía conformar con comprar nada más que el chicharrón; tenía que pedir algún postre de la vitrina mientras esperaba. El que más le gustaba era el pie de limón, otro era el flan de coco, o sino la torta de chocolate, la cual tenía ese puntito exacto entre dulce, amargo y saladito que no sabía cómo lograban y producía una sensación diferente a todo cuanto había probado antes.

Cuando viajaron a Lima, se dieron cuenta que por más KFC que pidieron, jamás se podría comparar a La Cabaña y a esas dos viejas solteronas, malhumoradas y con rostro de bulldog estreñido que atendían. Tampoco se encontraría meseras mamacitas vistiendo minifalda-cinturón, pero de la comida, de eso nadie podía quejarse jamás.

La noche del sábado, luego de una gran y apasionada jornada de sexo. La pareja llegó un poco más tarde de lo previsto, lo bueno era que todavía quedaba su plato preferido -puedo estar llena, puedo no tener hambre, puedo dejar de comer todo, pero del chicharrón de pollo de La Cabaña no me cansaré jamás-

El ansiado plato no venía solo, lo acompañaban unas empatadas papazas fritas junto a una ensalada que haría delirar a cualquier carnívoro -yo creo que es el aderezo-

Al término de la empujada, observaron a su alrededor y se ganaron que eran los últimos que faltaban para cerrar -pucha gracias amor, ha estado delicioso-, -sí-, -el problema es que durante estos últimos años hemos engordado demasiado-, -sí, eso dicen todos-, -mejor hay que venir cada vez con menor frecuencia, de paso que ahorramos-, -¿tú podrás?-, -difícil-, -entonces pa' que hablas, si después que lo hacemos te da un hambre feroz-, -es que es tan rico-, -si-, -acá cocinan tan rico-

Se dirigió a la barra y pagó -¿puedo usar el baño por favor?-, -pase- Como era una casa, para llegar a éste, había primero que franquear un pasadizo enorme y oscuro.

Luego de lavarse las manos, salir del baño y cerrar la puerta, su nariz le indicó un aroma riquísimo. Caminó con cuidado, siguiendo el olor hasta dar con el patio donde habían instalado la cocina.

Había dos jóvenes mujeres vestidas de blanco. El olor en efecto era a chicharrón de pollo, pero aquella carne que la chica estaba fileteando, era algo parecido a una pierna rosada. Mirando con mayor detenimiento, había cuerpos de bebés decapitados, colgados en gachos de carnicero, las cabezas estaban amontonadas a un lado en el lavadero, y solo los cadáveres sangrantes se balanceaban con los brazos colgándoles, cada uno enganchado de los talones, manchando de sangre el suelo.

Una de ellas desenganchó a un niño, lo colocó sobre un trozo de madera, de un machetazo le separó las piernas del cuerpo y cortó los muslos en trozos los cuales fue echando en un recipiente, mitad pan rayado y maní, para luego verterlos al aceite hirviendo. La otra fue a abrir el refrigerador y sacó un pomo lleno de agua turbia; en éste había un feto, lo extrajo y con un cuchillo le abrió el pecho, le arrancó las vísceras y las colocó en otra bandeja. Recogieron su sangre y la vaciaron en el depósito de la batidora, junto con el chocolate y el aceite. Él no podía más, estaba a punto de vomitar, trató de alejarse lo más rápido posible.

Sintió que una mano le agarraba el hombro. Asustado, corrió a través del sombrío pasadizo. En el comedor, la puerta de salida estaba cerrada y su flaca había desaparecido. Escuchó unos pasos, volteó su rostro, era la señora furiosa que llevaba puesto un mandil blanco impregnado de sangre; agarraba un cuchillo en su mano derecha. Bajó la mirada, su flaca yacía en el piso con los ojos abiertos. La sangre que emanaba de su cuello se iba coagulando lentamente.

Sintió como de un certero tajo, la señora había cortado su yugular. Todavía podía vislumbrar que ahora era su sangre la que iba manchando todo el piso. Para cuando sus ojos se nublaron, intentaba vanamente dar sus últimas inspiraciones.

-¡Qué suerte la nuestra! Con estos gorditos tenemos para toda la semana-

21 comentarios:

Meztl dijo...

jajajaja q asco!! xD ... engordando gente pa comercela xD ... hmm ahi x_x... al inicio pensaba, ahora entiendo todo, con razon esta tan gordo - jaaa!!!- dberia ir a La Cabaña, jajaja q pasta xD ...

Anónimo dijo...

Es una historia bastante sangrienta, con una apertura interesante y un final inesperado que resalta la innovación de una historia inusitada que no todos los dìas tienes la oprtunidad de leer. Seria chevere ver reflejado tal relato en las pantallas estelares...

De: Giancarlo Escusa -Ha Kqadosh-

Anónimo dijo...

Hi amix... pucha que está brabazo... no see me hizo recordar a uno de Edgar Allan Poe mmm, a EL CORAZÒN DELATOR exactamente...uy noo esa intriga, ese suspenso del final de tu cuento... esa sorpresa de hallar el secreto de lo que tan grato les era... y aún más a una pareja que está en lo lindo de su relación... me llenó de cositas el cuerpo al leerlo... está rebueno ehh!... y sobre todo que la trascendencia está clara: la frialdad, la indiferencia, el interés del todo a traves del todo wuauuu... vas bien ... ÉXITOS... TU AMIX DIANA

Anónimo dijo...

menos mal que lo termine de leer despues de almorzar si no ....esta interesante la historia sobre todo el final no me imaginaba que terminaria asi ...la narracion es agil y divertida sobre todo por tu vocabulario jajaj .

MYRNA dijo...

A VECES EN LA VIDA TENEMOS EXCESOS: DORMIR, COMER, HASTA AMAR... "CHICHARRON DE POLLO" ES UNA MUESTRA DE COMO DOS JÓVENES SON VÍCTIMAS DE UNO DE ESTOS EXCESOS. SOMOS PRESAS DE NUESTROS DESEOS Y DE NUESTRAS PASIONES QUE PUEDEN LLEVARNOS A UN DESTINO TRÁGICO...

Anónimo dijo...

Woww! inezperado Bebez wena eh!

Anónimo dijo...

Puta que loco, a pesar que lo leí a la volada porque estaba en clase, dejame decirte que está de puta madre, es locazo el cuento y lo más chevere es que no aburre, te mantiene en vilo y a la expectativa a través de cada linea que desarrollas. Ta´chevere man, mi brother tiene razón, ni mas como chicharrones. Daddy Nice.

Anónimo dijo...

Esta bueno el cuento, esta mucho más interesante que lo que el profe nos ha hecho leer. Con mi brother Gian las jodemos a las flacas con los chicharon de bebito jajajajaja... ni más comemos esas webadas. Pero no entendí una parte, bueno no importa, esta muy bueno el texto, tienes pasta de literato wey, y tambien eres pasta o sea quemado. Te busque en Google, pero encontre ninguna biografía tuya, debes de ser escritor nuevo. Ahi nos vidrios... The people nice UPN zumbaa 2!!

Anónimo dijo...

Oe eso es Trujillo, puta que quemao. Sabes man, me has traumado ahora ya no se que es lo que estoy comiendo, desde que mi brother me hizo leer tu cuento -que esta de PM-los chicharones me dan asco, ahora inspecciono las cocinas y observo con inseguridad a los mozos y cocineros. Carajo que día me distraigo y me cortan la yugular... q wenaaaaa!!! idea!!! Ok in this case solo queda decirte que sigas adelante y que tienes una KK muy ingeniosa y creativa en la cabeza, en verdad wero tienes mucho talento, bye see you, y como dice Excusita, dale con mas flow... otro level man.
La HI UPN, no va ser.

Anónimo dijo...

Muy chevere, es Ud. muy creativo, justo acabo de terminar de leerla porque en clase quedo inconclusa, lo único malo es que la ha puesto demasiado abajo y casi no la encuentro... Bueno chico, señor, casi anciano, no se que eres te deseo lo mejor y me encanto tu relato fantástico, creo que a la Antalogía de los Cuentos Fantásticos le falto incluirlo a Ud. Byecito con un beshito Andreita

Anónimo dijo...

Palmas cumpa. Palmas de oro. Es un cuento alucinante, pero como comentabamos en la jodida y aburrida clase tu rollo no aburre, es dinámico, calas bien en el alma poco predispuesta de un adolescente. Pero man, escribes bien, eres de los buenos. Puta porque no escribes sobre mi vieja, ella si es un caso. Pucha man, sabes, mi brother dice que tu eres de su promo, pero pa mi que es pura finta, para que digan que tiene un pata escritor, jajaja figuretti el webón. Pero tío, esta loco loco loco tu relato, en especial el final que es inesperado, muy emocionante. Alucina que casi no lo leo, porque estaba empinchado que el profe me habia jalado, sino fuera por mi brother que me dijo un monton de webadas para que lo lea, pero desde el comienzo me gusto esta bravo ah. Oe tío, donde estas vendiendo tus libros??? Minimo me pones la dedicatoria ya?? Hablamos. La gentita del Norte elevado!!!

Anónimo dijo...

CARAJO SI TODOS ESCRIBIERAN ASI SERIA BACAN LEER PORQUE TODOS LOS VIEJOS SIEMPRE SON RECONTRA MONSES Y SUS CONTENIDOS ABURIDAZOS TU ONDA ME GUSTA MAN ES EL UNICO CUENTO FANTÁSTICO QUE VALE LA PENA CLARO JUNTO A LA NARIZ PERO TIENE UN COMIENZO MUY EXITANTE Y UN FINAL TAN SANGRIENTO PERO A LA VEZ AMBOS SON MUY CREATIVOS TAS EN LA ONDA MAN CREO QUE TAMBIEN DEBES DE SER JOVEN COMO DICE MI BROTHERCITO PERO MAN DALE MAS CUENTOS PARA QUE REGALE PERO DALE MAS PORQUE LA VEZ PASADA SOLO LLEVO TRES BIEN TIO TE FELICITO Y ME DESPIDO PUTA QUE HAS ESCRITO UN MONTON NO SE SI PUEDA LEER TANTO PERO LOCO TAS EN LA ONDA ERES MI CUENTISTA FANTASTICO FAVORITO. EL LOCO LOCO FINO.

Anónimo dijo...

Veo que escribes bastante, demore en llegar a los Chicharrones y es que quiero comentar sobre cuento pasta: me parece muy entretenido, fantástico y pasta, ESO, pasta, bastante quemado, aunque quemado y todo me gusta demasiado, le saque copia y le enseñe a mi flaca, y le gusto hartazo, le engañe que era mío pero aparecia tu nombre jajajajaja me agarró la mentira. Pero está chevere, con decirte que hasta mi vieja q es recontra conseradora le gusto. Very very nice, sui generis, one level very tall. Es un final para loquearse, solo a mi hermano no le gustó porque se sintió ofendido, es que pelotudo tiene un restaurant y su plato estelar son los chicarrones de pollo, alucina wey. Bueno tío pasta, sigue con tus relatos quemados que si sigues así vas a llegar muy lejos. Que la fuerza te acompañe. Yoda UPene.

Anónimo dijo...

TUS CUENTOS TIENEN ALGO ESPECIAL, QUERER LLEGAR SIEMPRE AL FINAL Y ESTE SI QUE FUE INESPERADO, CONTINUA ESCRIBIENDO BESOS. ANA

Anónimo dijo...

Sinceramente no me agrada mucho leer, pero leyendo tu cuento se me despertó el gusanito de la lectura -claro, siempre y cuando sea tan interesantes como los que tu escribes- No soy muy alentador que digamos, pero en esta excepción te digo que sigas adelante escribiendo porq me gusto mucho tu cuentos del chicharon de bebito. Es buena idea pasar tus cuentos en clase porque a veces ésta se pone bastante aburrida. Elevation NPU

Anónimo dijo...

aggggggggg...q asco me dio y pa remate lo lei cuando tenia mucha hambre q hasta esa me la kitaste con tanto chicharron de pollo....bueno pero el final fue inesperado algo criminal,pero esta bien ...es algo fuera de lo comun...sigue asi escribiendo pero porfis pon el aviso leer despues de comer....byeeeee

Anónimo dijo...

Necesito la direccion de la cabaña para comprobarlo porq empeze a creer en el mito del chicharron de pollo, interesante relato.
Sigue asi
....felicitaciones por lo ingenioso de tus relatos

Lolo .....

Anónimo dijo...

Pucha hay que tener cuidado a dónde vamos a comer un chicharrón de pollo, no sabemos de dónde provienen, más vale ser vegetariano, por si las moscas

Anónimo dijo...

Ta que era que lo cambies por ancianos . . . cómo vas a matar a bebitos??? ellos ya gozaron, no mates a los niños, CRIMINAL!!! CANIBAL!!!! ANTROPÓFAGO!!! YA NO COMAN CHICHARRÓN DE POLLO!!! ya no sabemos qué es lo que comemos . . . cuida'o . . .

Jonathan dijo...

AL muy buen estilo de Clive Barker, me encanto este cuento el final inesperado y llevas de la mano el suspenso dejando sin aliento al lector. Me encanta como escribes y describes cada evento.
Vas a llegar lejos tienes el don.

Renato Bocchio dijo...

jajajaja ese cuento... no esta mal, recontra trillado pero me gusto bastante como lo narraste, compenzo, y era ademas desde la perspectiva peruca norteña! leere otros mas a ver que tal vas ;) saludos