miércoles, agosto 08, 2007

KANY, La Semillita

Hubo una vez hace mucho tiempo, en un jardín de un parque escondido entre la ciudad, los ruidos, la contaminación, la gente y sus policías, cuatro flores que se burlaban acérrimamente de una muy pequeña y algo extraña.

-Yo soy Rosa, a mí la gente me quiere porque soy bella y a la vez difícil, por mis espinas, aunque pagan mucho por mí a la hora de enviar algún presente a sus seres queridos, aparte huelo bien, en cambio tú, Kany, eres una planta fea y sin gracia, hueles horrible y todos te detestan ¿sí o no muchachas?- y las demás: Violeta, Clavel y Margarita asentían sin objeciones todo lo que Rosa manifestaba; por esa razón, Kany siempre se sentía mal, ya que no podía explicarse por qué sus compañeras la menospreciaban.

Kany vivía cada día un eterno tormento, el cual se iba repitiendo sin tener cuando acabar, puesto que aquellas cuatro flores la molestaban desde el amanecer hasta el atardecer; y lo peor de todo era que no podía moverse y huir. Sin embargo, a pesar de aquellas ofensas, carentes de causa, Kany no guardaba rencores de ninguna índole hacia sus compañeras.

-Chicas, ya es hora-, -¿de qué?-, -de molestar a Kany pues-, -ah sí-, -comienza tú, Violeta-, -bueno, yo soy mejor que Kany porque mis colores son muy vivos y llaman la atención desde lejos, a la gente le gusta verme y tenerme siempre cerca-, -te toca a ti Clavel-, -yo soy mejor que Kany porque a mí me quiere todo el mundo, ya que puedo vivir donde sea, soy quizás la planta más popular del planeta,-, -¡Oye!-, -claro, después de ti Rosa, no puedo compararme-, -así está mejor-, -y soy indispensable como ornamento, en cambio a Kany nadie la quiere, ni la necesita ¡Nadie!- NADIE, NADIE, NADIE . . . y aquellas palabras no la dejaban descansar ni cuando era de noche porque sentía que seguían molestándola en sus sueños, o mejor dicho, pesadillas.

A la única a quien le empezó a remorder la conciencia, después de tanto agravio, fue a Margarita, no obstante no hizo nada, como era de esperarse, por temor al qué dirán –ya empezó el día nuevamente, Margarita, te toca dar inicio a la ronda de insultos y de explicar por qué nosotras somos superiores a Kany-, -sí, demuestra la tesis de la flor y la súper flor-, -bueno, yo . . . yo . . . es decir nosotras-, -ya, habla-, -en mi caso, las parejas suelen utilizar a las margaritas para saber si están o no enamoradas-, -eres una planta del amor-, -sí, las parejas se enamoran conmigo, en cambio tú . . . tú . . . Kany . . . eres . . . eres . . . respugnante, repugante y fea- REPUGNANTE Y FEA, REPUGNANTE Y FEA, REPUGNANTE Y FEA . . .

Kany no osaba defenderse, era su naturaleza, ya se había resignado a continuar eternamente así, llorando y humillándose día tras día, mientras se preguntaba en pensamientos: “pero si no soy bonita, huelo mal, no sirvo ni como adorno, mucho menos me deshojan para enamorarse, si no sirvo para nada entonces ¿por qué he de seguir existiendo, si todos los seres que conozco me aborrecen?- y continuaba sufriendo (y leyendo a Sartre) esperando que se cansaran de despreciarla, imaginando que quizás algún día podrían convertirse en buenas amigas, total, ella no las odiaba, al contrario, quería conversar -simplemente no me conocen- ¿y si hablo con ellas? pero me rechazarían, no me escucharían . . . y así prolongaba sus noches, intentando analizar a sus compañeras para no dormirse y retornar a aquellas pesadillas inquisitorias.

Una mañana, una pareja de adolescentes enamorados pasó por aquel parque escondido, se sentaron en una banca y empezaron a besarse –miren, miren, una pareja-, -seguro que me llevan a mí-, -No, a mí-, -No ¡A mí! porque yo soy la planta del amor-, -pero ellos ya están enamorados-, -¡A mí! Yo siempre seré el regalo perfecto-, -y yo el adorno perfecto- mientras las cuatro discutían y especulaban sobre su futuro; Kany no se atrevía a decir nada, sólo miraba al suelo muy afligida como avizorando su destino: “jamás se fijarán en una planta tan fea como yo”.

Al parecer, las flores habían hecho tanta bulla que la pareja dejó de besarse y volteó la mirada para ver qué estaba pasando. El chico se aproximó sonriendo –Maaanya, mira esta plantita-, -a ver amor . . . ¡Qué bonita!-, -¿la quieres?-, -siiií, un montón-, -y ya está lista para la acción- entonces Rosa, Violeta, Clavel y Margarita se pusieron muy alegres al saber que por lo menos alguna de ellas iba a ser elegida, empero el chico se acercó a la triste Kany y delicadamente le arrancó un par de moñitos los cuales condujo a sus fosas nasales –¡Nos ganamos! Es de la rica, de la buena y de la mejor ¿cómo habrá llegado hasta acá?-, -no sé amor pero saca la rizla que me han venido uuunas gaaanas-, -saca tu cuaderno pe, pa' desmoñar- las demás flores se quedaron boquiabiertas, no podían entender cómo el chico las había rechazado y tomado aquellos antiestéticos moños de Kany, quien mostraba una sonrisa entre avergonzada y dichosa –¡Uyyy sí!, ¡Wau, es la ganya más rica que he probado en años!-, -mintiendo y lanzando amor, mintiendo y lanzando- el chico cayó a la grama y empezó a cantar -debe de estar bien fuerte como para que te regresen las lenguas de fuego-, -Quando para mucho mi amore de felice carazón, Mundo paparazzi mi amore chicka ferdy parasol, Presto obrigado tantamucho cake and eat it carousel[1]-, -mi amorcito y su beatlemanía-, -y tú, con tu batelmanía- todas observaron a Kany con más odio que el standard porque la pareja, no contentos con rechazarlas, estaban escarbando alrededor de ella para llevársela en una bolsa.

En efecto, la pareja cultivó con mucho amor a Kany en el techo de la casa de la flaca; y Kany no se hizo de rogar, ya que dio muy buenos moñitos, los cuales lograron disfrutar junto a sus amigos en cuanta reunión organizaron. Todos comentaban lo bien que sabía Kany, y todos querían más que un simple toquecito, y todos ansiaban llevársela, y ¡TODOS! olerla el día entero; aparte de admirarla por la belleza y perfección de sus hojas; y la relajación al inspirar de su humo natural. El chico se volvió multi-millonario, mudándose a la selva con su flaca, donde todos los hijos de Kany, la semillita de Cannabis, vivieron felices por los siglos de los siglos. Así sea.

Y chapulín colorado, este cuento se ha terminado, no contaban con mi astucia . . . a ver mintiendo y lanzando, por favor . . . mintiendo y lanzando . . . pero toca rápido peee que hace frío . . .

MORALEJA: No olvides regar bien tus plantas porque algún día pueden darte mucho dinero . . . y rolea bien por favor que luego corre mal.

[1] The Beatles. “Sun King”. Abbey Road. 1969.

31 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

no sabe para quien trabaja

David Navarrete dijo...

en un principio pense que tenía el mismo transfondo que el del patito feo. Después me di cuenta que es una versión para erl siglo XX.
Se nota que utilizas una gran imaginación
me sorprende las cosas que se te pueden ocurrir.
Nos has penmsado que ese cuento este en lugar de "taxi" en la revista total, no dices que taxi ya lo haz publicado.

presente dijo...

jaja me has hecho alucinar ahora en adelante comprar artificiales a la novia.

MaleNa - La Porteña dijo...

No tengo un buen día, con tus palabras volé unos instantes.
La tierra hay que regarla siempre.

Mi abrazo compañero.

ninas dijo...

me gusto tu cuento, yo cambiaria a todas las flores por aquella pequeña, con ella podria imaginarme estar en medio de mil tulipanes...
no se si me imagine a aquellas flores hablando mal de otra, o lo que pasa muy seguido con las mujeres que conozco, que observo... talvez por ello no tengo muchas amigas.

† Gidhe Strigoi † dijo...

Puede que en el mundo de las plantas asi sea... Buena historia, creo que te postularé para Rey de la Primavera... Saludos!

gabriel revelo dijo...

mi hermana trajo una plantilla de esas y estuvo como un año en una maceta de casa sin que nadie le hiciera caso (rayos!!! pude haber sido rico). después se marchito.

al final, el chapulín colorado dirá que el cuento tiene muchas lecciones, sin embargo, creo que la que tomaré en cuenta es que hay que tener paciencia... uno nunca sabe lo que le pueda deparar el destino.

rosa, margarita y compañia serían esas personas que se limitan a vanagloriarse... conozco gente así.

adrian dijo...

las flores son sólo vanalidades pero lo mejor no se sabe son las que el mundo rechaza las mas bellas por que el mundo feo solo ve fealdad pero el alma ve mas alla saludos a kany

tu pata adrian

Esther dijo...

La belleza no siempre es lo más importante. Me alegra que el cuento acabara así... ...a Rosa, Margarita, Clavel y Violeta, sin duda, ésto les daría una muy buena lección ¡Je,je,je!

Sí, a cuidar nuestras plantitas con mucho amor, que son seres vivos.

Un saludito.

Pamela dijo...

ayyy como te digo que como los pètalos de rosa me volvi adicta a eso, hace mucho .....y como que si veo una no me importa yo solo la arranco y la como . jajaja

wílliam venegas segura dijo...

El problema de un texto como este es que uno presiente muy fácil y rápido lo que será moraleja, que –además– está soltada de manera demasiado didáctica. Creo que la fábula no debe ser tan didáctica, porque pierde "literatura".

LESLIE dijo...

no siempre es lo q parece.... muchas veces la gente no cree en ti y termina x insultarte. Tu cuanto enseña q no hay q dejarse llevar x las apariencias!
bello!!!
un beso.

INsitA!!! dijo...

hahaha a mi amigo le dicen kany XD
oie genial eh? me encanto la parte del juego de palabras antes de mintiendo y lanzando.. hahaha
buenisimo.
A parte ke trajiste recuerdos a mi cabeza hahahahahah =P
Tu y tus cuentos son lo mas!!!


besotes!!

(:

Juan Arellano dijo...

Ja, m vaciló la parte d la plantita leyendo a Sartre, jaja. Yo tengo tunas, sávilas y San Pedros.

Ricardo Calderón Inca dijo...

MIERDA!!! ya me suponia que la historia no era color rosa sino que se matizaba con ese toque juvenil que siempre propones en tus cuentos...
Busca a kany por alli quizas encuentres hermano =Þ

Jorge Atarama dijo...

Es una instructiva fábula que tiene varios niveles de interpretación, he gozado leyéndola y extrañamente me ha causado risotadas inexplicables ¿me he compenetrado mucho con Kany? Otro misterio.

Garo dijo...

Interesante texto... pero no sé si el lenguaje que usas es solo para enganchar o es una propuesta más sólida... pero me divirtió bastante

cabellosdefuego dijo...

Quo Vadis es mi libro favorito. Y eso que he leído mucho.

Disculpa por no decir nada del texto. Es que no me gustan mucho las plantas. Me gusta Quo Vadis. Me encanta. Ya lo dije?

Calín dijo...

Tamales! me siento como una semillita de Kany, pero como hay tantas ya no llamo la atención. De pronto, me junto con claveles y rositas para resaltar. =D

Pamela dijo...

solo para saludarte yo algo y aun nerviosa por lo del temblor .
bueno un beso .

MYRNA dijo...

LA BELLEZA NO LA PODEMOS VER CON LOS OJOS SINO CON EL GOCE DE NUESTRA ALMA...

ninas dijo...

hola, espero saber de ti pronto que escribas algo nuevo... ah un saludote y un abrazo para ti y para los tuyo en estos momentos tan dificiles... cuidate y estamos en contacto.

Maria Gisela Mendoza dijo...

pues "aja" que la moraleja me mato.. de risa.

wílliam venegas segura dijo...

Hola, pasé a leerte, pero ya estoy entre los que dejaron comentarios, o sea, me he leído, qué malo. Un abrazote. Gracias por su amistad bloguera.

MaleNa - La Porteña dijo...

En vos Gonzalo, abrazo a todos nuestros hermanos peruanos.
Duele el alma y los huesos.
Acá estamos trabajando, para enviar medicamentos y demases.

No sé que decir, ante el dolor, lo mejor es el silencio.
Disculpame.

Emerson C. Mera dijo...

yo recuerdo que un florista me dijon que kany es una semillita del mal expulsada del paraiso eternal. tambien conozco al rey de etiopia y al catador y a sus peces enganyados.

Diego dijo...

Jajaja me he CAGADO de risa. Te pasaste compare !!!

Anónimo dijo...

Hola Gonzalo.
Facil este cuento puede ser parte de un grupo de fabulas pero para adultos.
al final uno termina teniendole simpatia a Kany
Saludos de NYC
Erick.

Maribel Richter dijo...

Muy bueno bueno,aunque aun no leí todo me parece muy ineteresante,tienes mucha creatividad,bien por ti.

Oscar Ramirez dijo...

trato siempre de ser diplomatico y bojetivo en mis comentarios, pero esta vez rompere el protocolo: me cagué de risa con la especie de fábula. como es eso de :"-sí, demuestra la tesis de la flor y la súper flor-" ¿ke? Niechtze o algo así. aunque el final se torna común y casi típico, el desarrollo inicial del cuento me gustó... muy divertido.

El ChuanK dijo...

Jajaja! me encantó!


Genial la inclusión de Sartre y Nietzsche. Y claro...mas majestuosa aún la entrada de Sun King... (Sí me hacía falta la semillita)