sábado, agosto 08, 2009

ADULTO

El adulto se levantaba por las mañanas, desenroscaba su botella, tomaba un par de tragos y se duchaba con su chata. En el almuerzo pedía cerveza tras cerveza, bocado a bocado, bien heladas. Por la tarde se servía vasos completos de vino para asentar; y antes de salir a su trabajo, se terminaba solo un whisky o un vodka.

Al momento de subir a su carro, vio en la esquina a tres jóvenes que celebraban entre humo, toz y risas sus incoherencias. Indignado meditaba, pobres drogadictos . . .

Tambaleándose acomodó el espejo.

13 comentarios:

Hernan Dario dijo...

jajajajajaja



interesante =)

Dinorider d'Andoandor dijo...

¡jeje
qué ironía!

Wilson Moreno R. dijo...

Son cosas que le pasan a cualquiera...

Carlos Lavida dijo...

Ya somos adultos?

Cualquier Nombre dijo...

jaja aun no llegamos.-

Jorge Ampuero dijo...

Una adulto achibolado, me parece.

Saludos.

Oswaldo Cabrera Vásquez dijo...

jaja que buena!!! buen cuento corto... yo nunca he escrito uno... saludos.

Fermina dijo...

De acuerdo con Wilson....


jajaja...


Oe... vende ese espejo!

Claudia Cánepa dijo...

Aveces pasa..

Carlos Lavida dijo...

Oe pasa por mi página y verás a Ed caminando por las calles

† Gidhe † dijo...

Así es... espero no imitar algún día al adulto ese jejeje ... Chale

Saludos

SeLeNaDaS dijo...

Prefiero un fumón que un borracho, definitivamente.
No hagan caso a lo que les puedan decir mis queridos fumekes...Ustedes, nosotros, somos GENTE MEJOR. jajaja!!! y rian, y hablen, y escuchen, y creen, y crean, y vivan felices.

Esther dijo...

Siempre miramos a los demás y no siempre sabemos vernos nosotros mismos en el espejo.

Saluditos.