miércoles, febrero 03, 2010


SALINGER HA MUERTO AL FIN

Recuerdo que la primera vez que escuché mentarlo fue a los 12 años cuando empezaba a pegarme de manera exclusiva con la literatura de otro lote. Y quién mejor para captar la atención de un chibolo a finales de los 90's que Will Smith (¡¿...?!) en la película Six degrees of separation donde comentaba a unos tíos las alusiones homicidas dentro de una novela llamada Catcher in the rye / El guardián entre el centeno que según afirmaba había vuelto loco a muchos individuos incluyendo al asesino de John Lennon y a un huevón que disparó a Reagan.

Y es en la pubertad cuando la sensación del miedo y la curiosidad se unen para alimentar la imaginación del
qué pasaría si . . .

A la mañana siguiente quieres recordar el nombre del libro y ya se te fue (porque nunca terminaste de ver la pela que hasta ahora no consigues) y te jode no haberlo escrito al dejarte llevar por la emoción de comprobar si leyendo aquella novela te volverías loco del vértigo de imaginarte asesinando a alguien

Mejor ni pensar más en ella

Pasó el tiempo y el libro se volvió una fantasía recurrente que pensé había llegado a consumar la tarde del 2006 cuando empecé con Rebelión en la granja de Orwell, el cual proyectaba como el libro que Will Smith recomendaba para motivar a los asesinos en potencia escondidos alrededor del mundo y no era más que una fábula muy graciosa al totalitarismo (de Stalin pero puede aplicarse fácilmente a cualquier dictadura). No sé por qué asocié Centeno con Granja, me sonaba a Campo, creo.

Me había equivocado aunque me llevé un gran gusto.

Un par de años después y hallándome en una situación muy jodida (de aprendizaje) encontré la obra con título y autor legales (¿¿¿¿????). Siempre hay un momento y un espacio para leer cada joya de la literatura universal, y yo no tuve mejor ocasión con el El guardián entre el centeno de Jerome David Salinger que aquel otoño del 2008.

Había regresado de New York y el identificar cada uno de los espacios descritos, sumado a mi condición económica-emocional, daban el aura biblica necesaria para leer cada capítulo con el detenimiento y la proyectada de quien sabe está ante una obra que como dice Holden Caulfield, el narrador y protagonista, piensas que ojalá el autor fuera un gran amigo tuyo para poder llamarle por teléfono cuando quisieras. (30)

El guardián entre el centeno es, según mi visión, una parodia al miedo a madurar y darse cuenta que el mundo ya está planificado, que no somos más que unas hormigas obreras sobreviviendo en medio de una jungla llamada realidad. Eso es lo que critica el adolescente Holden Caulfield quien inicia una travesía solitaria de fin de semana en el Manhattan a finales de los 40's, plagado de clubes de Jazz y la perdición necesaria para un chico que ha escapado del internado al haber desaprobado todos los cursos, menos lengua y literatura.

Holden Caulfield no saca nada bueno de nadie, para él todos son gente perversa, egoísta e hipócrita buscando satisfacción a costa de engañar a quienes los rodean. Solo hay un par de personas que se salvan: Su difunto hermano menor y su hermana, también menor pero con vida, quienes representan la infancia, única etapa donde el ser humano puede no ser tan perverso o por lo menos, no tan corrupto.

La novela está escrita en un lenguaje ágil y directo, de estructura lineal y plagada de frases como para subrayar o resaltar el libro por completo, es allí donde aparece su riqueza y la causa obvia de que tantos desadaptados se hayan identificado con el protagonista.

He aquí algunos pensamientos que resalté (no son todos) y que de cuando en cuando releo:

"Prefiero tirar a un tío por la ventana o cortarle la cabeza a hachazos, que pegarle un puñetazo en la mandíbula"
(121)

"Apostaría mil dólares a que Cristo no había mandado a Judas al infierno"
(135)

"Antes yo era tan tonto que la consideraba inteligente porque sabía bastante de literatura y de teatro, y cuando alguien sabe de esas cosas cuesta mucho trabajo llegar a averiguar si es estúpido o no"
(141)

"Me alegro muchísimo de que hayan inventado la bomba atómica. Si hay otra guerra me sentaré justo encima de ella. Me presentaré voluntario, se lo juro."
(184)

En sí recomiendo leerla cuando se esté pasando por una situación existencial extrema, ya que a muchas personas que les comenté no les proyectó en nada, sobretodo por la pésima traducción de Edhasa, hostias con la jerga española joder, me cago en la puta madre del traductor, de por sí no creo que alguien aguante a un español hablando, imagínense a Holden Caulfield traduzido por un ezpanyoll, por eso siempre es mejor conseguir cualquier obra en idioma original.

Ahora que Salinger ha muerto, quizás sea el momento que salgan a la luz las obras que se negó a publicar en vida por su odio soterrado al sistema y en especial a las editoriales que con el apoyo de los lectores (groupies totales) convirtieron al autor en una leyenda de la cual siempre estuvo huyendo.

Espero que ya puedas descanzar en paz.




5 comentarios:

Fernanda Irene dijo...

Tengo que releerlo, cuando lo leí no era una adolescente, ni estaba en una fase existencial ni nada por el estilo , solo recuerdo que me gustó.

Saludos, querido.

S.F.C dijo...

el ha muerto dicen
pero se que anda en el tren
donde una vez encontro
a la mama de aquel
amigo.

S.F.C dijo...

a la edad de los descalzos...

S.F.C dijo...

see "Prefiero tirar a un tío por la ventana o cortarle la cabeza a hachazos, que pegarle un puñetazo en la mandíbula" (121)

mega stone...

es verdad es hora q deje de huir,al menos no sufrio la ira de los estupidos criticos diske literarios.
seudo linguistas

Nadya dijo...

mentado y comentado Salinger...ahh y dice verdades unicas.
Tengo que comprar el libro...
Super quemado!