lunes, febrero 05, 2007

SÚCUBO

Chihiro solía caminar sobre mi estrés. Pensaba que era un alma en pena descubriéndose muerta a mi lado o flotando azulado; golpeándome los muslos hasta sangrar y mordiendo mis dedos mientras los besaba.

Recuerdo cuando se reía al arrancarme el cuero cabelludo gritando que no duraría mucho, que fuese paciente al succionar. Apretaba los botones de mi negación como la humareda de mi verde plastilina.

Sus tijeras me absorbían el sexo. La imaginación de su pálida belleza posterior, un triángulo negro, altos tacones, lado b, estigmatizados por una pluma degolladora de peces sonrisa, debilitaba mi elección.

Te voy a ahorcar hasta devorar tu yugular, pateando tus pies y aplastándolos con clavos en la guerra de tus bolsillos. Ahora mismo me golpeo con tus sesos que van directo a mis besos.

Mi alergia a tus vellos me quemaba las arterias, resaltabas tus pezones con mis lapiceros, en ruegos, al pisar los enchufes y tus aretes a la corriente.

Mordía mi mierda, reía a martillazos, el miedo de decir lo indeseable Te estás viniendo, te estás viniendo a golpes sobre mi cama. Mientras todos se divierten, yo estaba triste.

La madrugada solía terminar nuestro idilio.

Sin embargo, aparecías en mis dibujos, en mis sueños, en mi cena. La fantasía de mi pared con tu cabellera. Tus párpados simbiosis de dientes en cadenas.

Rogaba por respirar tras tus oídos. Y mis papeles arrugados dimitieron por hacerle el amor a cada ojo de mis libros.

Te encontré en la niebla esperando a Godot. Caíste como Alicia, leías como Matilda, implorabas como Araceli. Mis opiniones de payaso en el almuerzo desnudo buscaban la verdad, mientras tu retrato envejecía y tu cadáver quería orinar. Durante veinte años hablaron sobre nosotros alrededor del mundo, que me había convertido en un insecto y tú, en la mujer del médico que me guiaba.

Saborearte. Zambulléndote en helado. Esperaba que se derritiera para absorber la disolución de la azúcar sobre tu cuerpo.

Solíamos platicar sobre helarte. Aguardabas con un diminuto vestido deshojado, mientras mordía tus hombros. Luego te levantabas, te despedías, te vestías y yo bajo el pavimento, inundaba sabanas.

Ya no fumes, no me lances, usa mi pubis como horno y apacigua tus antepasadas ansias de can. O no me volverás a ver jamás.
Cuando me dejaste una pluma fragante sobre el monumento, la llevé morada y la celé en nuestro cofre atemporal. Mas por las noches, dormía en mi nariz, intentando percibir aquel aroma de tu sexo previo al dolor.

Te sentía cercada mediante aquélla, como si en realidad fenecieras en el suplicio más que en nuestra madrugada.

Extrañaba mi descalcificar.

¿Dónde andas Chihiro? Ya no apareces ni en la quimera de mi cama. Es difícil recordar cada uno de tus dientes en las heridas de mis dedos.

La neurosis me abrasa la nostalgia. No quiero leer, no quiero dibujar, mi mano plagada de espinas ama tus plumas.

Así cada golpe proyectado a tus pestañas sollozantes, simbolizara una décima de mi amor. Aquella noche, fue la única vez donde la tregua por inocularte, nos sació la cacería.

Me arrodillé, como siempre. Besé sus pies, adoré sus tobillos, lamí sus pantorrillas, necesitaba grabarme su sabor, su esencia, mi delicia, mis mejillas entre sus muslos, mis labios junto a su lengua; mis manos, ella respirando, mis dedos, muy lento, mis yemas, completo mutismo, su piel, exhalaba sobre mi piel.

Acerqué mi boca al lugar odiado. Conforme gateaba con la cima de mi lengua la sima de sus rosas, ella emitió las primeras espinas. Continué hasta que mis rodillas contuvieron la evolución. Coloqué mis oídos sobre su llanura y dancé hasta colocarla entre sus senos y trepé serpenteando por las pequeñas. Las lamí con mis dientes. Extenderlas, rozar, jugar con el sonido de nuestras viscosidades. Guiaba mi sexo al cardinal, lo implanté, Chihiro, amé tus siete gritos secos en círculos. Sentir la muerte cubriendo la delicia de nuestra esquizofrenia coital.
Seguíamos adheridos, emergiendo por la acogida; ninguno de los dos quería evaporarse. Clavó violenta sus uñas en mi espalda, para recordarme que me amó más de lo que demoró mi retorno.

Sus garras me intoxicaban de sueño, sueño, sueños de sublime blanco, dulces de leche, manjar blanco, acciones doradas, paraíso estanco, sutilezas, venganzas, bancos . . . cielo, purgatorio, infierno . . . eres la prometida infernal, invernal, sideral, irreal . . . One, two, three, four, five, six, seven, all good children go to heaven . . . [1]

Aparte de mi punzante insomnio, mis ojos se habían soldado. Mi hermosa Chihiro desnuda, y yo, sabiendo que no era cierto, que solo su rostro era mío, que la mutación es real hasta para la ficción.
La despedida bostezaría al estirar sus cabellos. Chihiro extendió sus temibles alas. Me abrazó. El patio era celeste e iluminado. Deseché la mirada, era demasiada luz para unos ojos acostumbrados a las tinieblas.

El viento parafraseaba su cuerpo y desaparecía entre las nubes junto a su genuino perfil. Mis párpados llagaban mi memoria y la convertían en golpes blanquecinos de una delicada mano estrujando fuertemente vidrios reventados.

Gustavo despertó de golpe, no sabía por qué estaba desnudo, sudoroso, cansado y magullado; tampoco lo que hacía una pluma blanca, y de olor muy agradable, sobre su almohada. Solo hasta que subió la mirada, y vio colgado en la cabecera un cuadro de la Virgen María con el Niño en brazos, pudo comprender las imágenes de aquel sueño tan confuso del que acababa de salir. Sonrió como si estuviese apreciando el retrato de alguien conocido, y sin saber por qué, muchas lágrimas cayeron sobre las innumerables plumas esparcidas sobre su cama.

[1] The Beatles. You never give me your money. Abbey Road. 1969.

14 comentarios:

MYRNA dijo...

EL MAL SE DISFRAZA DEL BIEN PARA LOGRAR SUS PROPÓSITOS...LA VIDA ESTA LLENA DE HIPOCRECÍAS: SOMOS GENTE CON MÁSCARAS INVISIBLES, EN VEZ DE SER GENTE CON ALMA DE CRISTAL XOMO LO ES GUSTAVO...

Mez dijo...

gracias -es lo primero q se m ocurre- una sola y simple palabra como tus comnts del 'jaifai'=)... eres toda una pegada, full proyeccion, thx ...

Anónimo dijo...

Hay Mierdozo ke Joya De cuento Mierdaaaa Me hazes Lagrimear Carajoooo.....(Va directamente a mis archivos para la posteridad)
Simplemente De la CDsm GRazias por Escribir cosas como stas para Algunos Soñadores...De alguna Forma u Otra siento ke alguien puede conoce lo ke siento...DEl Carajoo..... Muchas Gracias

Anónimo dijo...

Satanás siempre buscó copiar el modelo de Dios. En un futuro próximo buscar la semejenza a la Trinidad Divina de Dios (Satanás, El Anticristo y El falso profeta).
Este relato se enfoca en el nacimiento de la simiente maligna, siempre tras el efectivo disfraz de ángel de luz, valiéndose de tan noble valor como lo es el amor; utilizando al hombre sensible y emocional, como único agente capaz de percibir y manifestarlo.
Como entendido en la materia, sería interesante realizar una exégesis teólogica para ampliar aquellos fundamentos que no hayan quedado esclarecidos y/o profundizar un tema que a mi parecer resulta muy interesante y didáctico (cultural)... Giancarlo Escusa - Ha Kqadosh -

tofi dijo...

PUTAMADRE!! Q WeNa CaRaJo!!


GrAcIaS x MaNdArMe El LiNk nO sE cOmO cOnSeGuIsTe Mi Hi5 pErO q XuXa

Tu CuEnTa TaBa MuY pAjA aLuCiNa Q m LLeGo Al BoBy Y m SeNtI mUy IdEnTiFiCaDa!

Lo MaXiMo!

Anónimo dijo...

Tus cuentos son bien elaborados.Tus vivencias son diversas y tus lecturas parecen ser variadas, nada ortodoxo por cierto. En lo personal, es una exquisita lectura del cual uno puede aprender algo. Oye estaba pensando en la idea de una revista de literatuta, con solo cuentos, articulos, etc., que dices...

Anónimo dijo...

.... Por q? tengo tanto temor de poner un comentario en tus cuentos??....
y porq tanta pasion por las japonesas, chinas, koreanas??... x su culpa mi cerebro se adormecio... jaa.. me quede pensando un buen rato... en varias cosas... sutil . . . jap... y como va subiendo la temperatura, tiene d todo un poco...

Alejandro dijo...

La vida es un delirio cuando se mantiene esa hinocente pretensión de amar y creer en el amor, acso existe el amor puro, mas alla del amor de madre, quizas, por eso el q espera desespera, la vida la vivimos a cada momento, sabemos nuestras intenciones o eso presumimos, la de los demás son ajenas.

Anónimo dijo...

me gusto la forma en que vas llevando al lector por los vericuetos de la imaginacion escrita y la manera tan inesperada de desatar el nudo del cuento.

Pável dijo...

La estructura es deficiente, el lenguaje no se acerca ni remotamente a lo literario. Pretende ser directo y desenfadado, pero le falta la soltura de un Henry Miller, y no pasa de ser simplemente vulgar, trillado y de nivel apenas primario.
Esta historia, además, está cargada de lugares comunes, de frases hechas, las cuales son el segundo pecado mortal de un escritor (el primero, obviamente es el plagio).
La narración en general es de una torpeza infantil, sin embargo, muy en el fondo, se percibe un autor con talento. Lamentablemente la indisciplina, y las adulaciones de tus "literatos" amigos del Hi5 no te permitirán salir de la basura, a no ser que te tomes el asunto en serio y los mandes por donde vinieron.

En resumen, deja de bastardear a la palabra y de buscar que te alaben los imbéciles

Un saludo

Pável

Anónimo dijo...

sabes lo que mas me gusta son las letras de canciones que pones le dan la atmosfera adecuada al relato ademas practico mi ingles jaja ya en verdad esta bueno este cuento lo termine de leer rapidisimo porq tenia mucha curiosidad de su desenlace y final y eso esta bueno ya que se mantiene el interes del lector ...

Azucena Romero dijo...

Quiero decirte algo, lo mas "nice" posible: Tienes errores como cuando escribes el pasado del verbo "hacer" como "echo"...que mal! y bueno de alli otras cosillas...no se, tenia otra espectativa, muy en el fondo es bueno lo que escribes; sin embargo carece de riquesa literaria. Cansas al lector, se que tratas de llegar a un realismo exquisito con la descripcion pero que pena no lo logras.

Anónimo dijo...

TENEMOS QUE TENER MUCHO CUIDADO PORQUE SI NUESTROS SUEÑOS SE HACEN REALIDAD AL FINAL PUEDEN SER UNA REALIDAD ESPANTOSA JAJAJAJA

Anónimo dijo...

Me encanto y faciono como relatas y vas llevando la historia. Desbribes con gran facilidad la manera en q a traves de la lujuria y la pasion se envuelve el alma del hacer. Cada vez q leo tus cuentos no puedo parar.