jueves, marzo 08, 2007

ADIXIÓN
-¿Oe cuánto cobras?-, -treinta para ti y en cualquiera de las dos-, -no jodas, más barato pe-, -OE ¿qué? Mira chibolo si quieres también-, -ta bien, ta bien, pero ¿se ve bacán?-, -no podrás encontrar nada mejor-

Una chica hizo ingresar al chico en un cuarto donde había un montón de personas, entre hombres y mujeres, niños y viejos, heteros y gays, righters and lefters echados en sillas parecidas a las de los dentistas, quienes, así como él, no podían controlar su adicción. La chica le invitó a sentarse en una vacía, él asintió algo asustado, estaba sudando por el miedo y la emoción de verse otra vez envuelto en su razón de ser.

La chica le acercó el visor a sus ojos, el aparato ya estaba encendido y en los botones de abajo del asiento calculó una hora de duración, hasta que la visión de la pantalla se desvaneciera por completo y en su lugar apareciese un letrero diciendo "paga más si quieres más"; también podía acceder a Internet si así lo deseaba, y todo en la comodidad de aquel mueble, sin molestar a nadie por el sonido, la música o el ruido que suele emitir dicho vicio. La privacidad era lo primordial por ello nadie más veía, sabía o se enteraba de su tanto placentero como obsesivo quehacer.

Como es usual en los hormonales adolescentes, lo primero en buscar fueron canales y páginas eróticas –no porno ah, eróticas- donde pudieran excitarse hasta el clímax mirando y casi tocando niñas de su edad desnudas. Desde que el gobierno había ilegalizado los canales de televisión y páginas de Internet donde se transmitieran “contenidos basura”, se habían abierto estos centros clandestinos de “Visión B” (dentro del argot adolescente recibían la denominación de "Vición B") ya que aún sobrevivían muchos canales y páginas al margen de la ley, todo cuanto en su conjunto conformaba la popular "Visión B” para las masas de neuronas carentes de sinapsis.

En los últimos 15 años, los niños retardados mentales y autistas habían aumentado en un 90%. Se hizo un seguimiento a las madres consternadas quienes alegaban que sus ecografías daban como resultado un niño “normal”, comprobándose una posible causa: habían estado más de 10 horas sentadas frente a una computadora (muchas trabajaban en oficina) y cuando llegaban a casa, sólo se echaban en la cama a ver televisión, alguna mala película en el DVD o inclusive a jugar Play Station, todo ello durante el periodo de gestación. Según los especialistas, ésta fue la causa principal del retardo mental y autismo en los recién nacidos, no detectados hasta después del parto.

Por otro lado en niños y adolescentes, el vicio se presentaba de manera libre, en incluso se apoyaban entre ellos: ponga “. . .” en casa y el primer mes e instalación sale totalmente gratis “. . .” el otro mundo . . . y seguimos con el clásico de los clásicos del fútbol . . . tu pasión . . . A los padres les interesaba la idea de –si quieres a tus hijos en casa . . . pon “. . .”- pero en la publicidad no eran estipulados los efectos secundarios, no te decían nada parecido a: "tus hijos no te volverían a hablar . . . o a leer o a escribir o a pensar" –pero si justamente yo he puesto “. . .” con el propósito que mis hijos puedan acceder a la información actualizada en tiempo real- y todos creemos en cada candidato al sillón presidencial.

La mayor parte del tiempo, a lo único que se recurría era a las páginas donde uno mismo puede adornar su espacio de la manera deseada, mientras más kitsch (huachafo) mejor; mientras más barroco, churrigueresco, recargado sea, mejor; mientras más videos, fotos, música, contactos, comentarios (al perfil y fotos), links, grupos, álbumes, uno de a lucir, mejor, tanto que sino tienes un buen servicio de Internet la página no cargará jamás, pero mientras haya algún espacio libre . . . a taponearlo se ha dicho, y parafraseando al programa más caritativo de la Mtv: “you’ve officially been P.I.M.P.-ed” . . .

En un primer momento, el Internet se había creado para unir a las personas de todo el mundo, bueno tomando en cuenta que la gente a tu costado también pertenece a él, entonces no sé si seré yo quien no puede ver las bondades de su contribución, más bien los estaba separando del mismo lugar al cual pertenecían; y por el contrario ya nadie se comunicaba entre sí directamente.

Al grupo de los 8 grandes dominadores del universo les pareció excelente el tener gente tan bruta y de fácil dominio en los confines de su imperio . . . Unos esclavos ignorantes, perritos de Pavlov quienes sólo reaccionan a una timbrada o vibración del celular así “nadie” esté en el otro costado (a veces, las empresas sólo envían mensajes para avisarte sobre nuevas ofertas y ringtones) . . . o sino "I've got mail", "you've got mail", "I've got mail", "you've got mail", "I've got mail", yeaahhh!!!

Ellos sabían que si aparecían intelectuales, no eran escuchados, si eran escritos y publicados libros revolucionarios e inteligentemente destapa-ojos, no eran leídos, si alguien producía películas buenas, no las pasaban en la cartelera del cine local, la música . . . –pero vamos, si ya no existe la buena música, sólo frases incoherentes y ritmos sibaríticamente sugerentes- y todos los grandes se vacilaban y festejaban su triunfo gracias a la imbecilidad crónica padecida por el ser humano.

Sin embargo aquella diversión para la dominación, sólo logró algo . . . en 15 años, los jóvenes y adolescentes eran cada vez más brutos, poseían menos capacidad de retención y abstracción, su cerebro se había vuelto tan máquina como las usadas a diario, les era difícil mantener en su cerebro las ideas principales de los temas impartidos por sus profesores, y todo ello se vio reflejado en las estadísticas botabas por los nidos, colegios, academias, institutos, universidades, donde la mayor parte de sus alumnos entre los 3 y 20 años no podía resolver exámenes simples, se habían olvidado todo, absolutamente todo. Los adolescentes llegaron al nivel de no poder leer o escribir, inclusive articular ideas y sustentarlas; carecían de la capacidad para resolver ejercicios matemáticos simples y en los exámenes de ingreso a las universidades estaban decreciendo paulatinamente los puntajes máximos de antaño, era mucho más fácil el ingreso, claro no para ellos ¿entonces para quiénes? Realmente para nadie. Los escépticos consideraban al problema como algo normal en la juventud -el típico choque generacional- no obstante el tiempo demostraría que no atacaba exclusivamente a los adolescentes, sino a cualquier tipo de desprevenido.

Otros la consideraron como una complicación propia de países subdesarrollados, el grupo de los 8 ocultaba las verdaderas cifras, pero era un secreto a voces que dicha enfermedad estaba siendo padecida por “la población de la aldea mundial” en pleno. La lucha contra las drogas, el terrorismo o la delincuencia habían quedado en un segundo, hasta tercer plano, ahora la batalla a librar era la de tratar de culturizar a la gente y sobre todo desarrollar su tipo de inteligencia (aunque sea la interpersonal)

Pero ¿cómo ayudar a alguien que no habla? porque los jóvenes no hablaban, nadie hablaba, a menos que fuese por msn o por mensajes de texto o quizás un comentario a la foto que a veces ni era así (simbolitos y emoticons) se había perdido todo interés de comunicar algo personalmente. En los cumpleaños la gente se saludaba vía mensajes de texto al celular o al e-mail o se mandaban tarjetas virtuales y/o mensajes al hi5 o al myspace desde el blink you, pudiendo salir de su cuarto u oficina “desconectarse un rato” y decir más con una sonrisa o un abrazo, porque según las estadísticas, la mayoría de las familias padecía aquella carencia de comunicación la cual conformaba el más alarmante virus para los gobiernos y el status quo imperante.

Pedagogos, psicólogos, sociólogos, presentaban estudios e tesis para contrarrestar el deterioro de las capacidades intelectuales. Incluso hubo un trabajo recontra bizarro donde se afirmaba: “para lograr una compresión significativa en los alumnos, se debe no intentar hablar en el idioma de los profesores sino en el de los alumnos, entonces pasaremos todos los cursos por emoticons y vía mensajes de texto (…) Y cada que se desconcentre en clase, le timbraremos en vez de gritarle y avergonzarlo, porque como decía un buen amigo: me timbran, luego existo . . .”

La propuesta, aunque creativa, no perduró y se dio por descontado todo esfuerzo. Entonces el grupo de los 8 decretó su más grave y osada legislación a nivel universal: anular todos aquellos canales televisivos donde la cultura no sea transmitida las 24 horas del día, y con ello solamente se disminuyó la cantidad de televidentes quienes mismas moscas desembocaron sus ansias de excremento en el Internet, sin embargo encontraron otra fuerte barrera, puesto que también habían sido anuladas todas las páginas pornográficas y/o donde se pudiese colocar fotos y demás sandeces; y las de los juegos en red (las más peligrosas por el acojudamiento endémicamente extremo para con los niños quienes llegados a adolescentes se olvidaban hasta de su nombre, dirección o el número de su más preciado tesoro: el celular)

Muchos adolescentes se volvieron paranoicos y optaron por suicidarse al no encontrar nada nuevo (y “bueno”) en la televisión pero sobretodo en el Internet –cultora, cultora ¿y a quén merda interesu le cultora?-, -yu ne poder vivoir sin interrr, interrr, nnnneuut-, -disculppp . . .eee, ñor, ten . . . un televisss, televis, sss-, -mesen, mesen . . . cherrr, yerrr, mierrr- Los demás entraron a sus colegios hechos unos psicópatas y con ganas de no únicamente quitarse la vida, sino intentar arrebatar la de sus compañeros los cuales aceptaron gustosos y gustosas porque –mátame que un mundo sin Internet o televisión no tiene sentido- Nadie sabe de dónde consiguieron las armas pero acribillaron a todos y no se detuvieron hasta verse muertos ellos también –oh desdicha, oh infortunio, sin Internet o televisión, muerto soy-

La policía no sabía cómo reaccionar ante lo sucedido, las personas a quienes todavía no se les presentaban los síntomas del “virus VB”, sentían pavor y miedo por sus pequeños hijos, los desconocían, todos estaban como locos, caminaban por las calles sin un destino fijo mirando sin mirar a nadie, algunos arrastrándose y pidiendo un poco de Internet o algo de televisión en una esquina, pero de la basura, no de la buena. Hasta que lentamente la misma policía recontra consternada y los padres más aún, cedieron ante el “virus VB” y empezaron a arrastrarse junto a sus hijos por las calles.

Pronto se dieron cuenta que no sólo eran los adolescentes, quienes es cierto, sufrían las peores consecuencias, sino también niños, jóvenes, adultos y hasta viejos se habían vuelto locos al prender su televisor y en lugar de apreciar sus clásicos “reality show” (donde muestran la realidad que tú no te atreves a vivir; y en los cuales encontrarás también, la vida de una sarta de donadies en busca de sus quince minutos warholianos y otra tanda de pobres famosos venidos a menos en una vana búsqueda de la panacea recicladora) ver y escuchar a la orquesta sinfónica de Londres interpretando la “El Nuevo Mundo” de Dvorak y al cambiar, observar y atender a una ponencia sobre la vida y obra del escritor cubano Reinaldo Arenas, y al continuar con el adictivo zapping, ganarte de un especial acerca del pintor holandés Piet Mondrian, y más adelante chantarte a los canales de cine proyectando “La pasión según San Mateo” de Pier Paolo Pasolini y tú odiando el mundo, porque no puedes enterarte cómo va la vida de Jessica Simpson o de su horrible hermana ahora metamorfoseada en un clon mal hecho de la primera Britney Spears, y huyes al Internet pero no puedes bajarte el nuevo y septuagésimo video porno de Paris Hilton (eso sí que es porno y del bueno, lo mejor que es real . . . como sus shows) y no consigues perder tu tiempo colgando cojudeces en todas las páginas donde tengas inscripción para conocer sin conocer nueva gente fresca . . . y por eso disfruto cada segundo que estoy aquí, en este prostíbulo clandestino de realidad virtual, de pornografía en red, de juegos en red, y para qué quiero la red, si tengo mi rico Internet, puedo hacer zapping por todos los canales del mundo y si me canso, dominar mis preferencias en el youtube hasta el hartazgo; así sea una hora, por una hora mato, asesino, muero y resucito vendiendo mi alma, ahora puedo chatear y colgar más y más fotos y escribirle huevadas a las flacas y mandarles mensajitos de texto a las 4 de la mañana, pero en privado, sólo por joder, ah ésta es vida . . . no puedo soportarlo más . . . gobierno de mierda ¿qué acaso no entienden que no pueden detener a la gente? Porque nos anulen lo que ustedes llaman basura y nosotros diversión, lo que ustedes llaman cultura, y nosotros aburrición, no van a podernos detener, no me importa si existe o no esa palabra, total quiénes se creen ustedes los de la real academia para decir qué se puede o no decir y lo que se puede o no escribir, puta yo quiero escribir cómo chucha quiera pe ¿me van a decir algo? al final de cuentas ¿quién escribe bien? Si el idioma se enriquece con los vocablos que nosotros, sí nosotros, los brutos, los jóvenes, los chibolos, las jergas que el pueblo ignorante, cholo, chusco y huachafo inventa, nosotros creamos los neologismos y si kiero scribir asi q xuxa ps tal s + rpdo si stoi aki komo stas m gsta tu fto dl hi5 mndamla ia xD mmm U_u cmo stas amix no jodaz mela XD X0 X) pn la web pa vrte nosotros los burros babosos que dicen no hablamos, pero por lo menos somos el futuro, ustedes viejos asustados se van a morir pasado mañana y nos han puesto pura cultura como para “volvernos más inteligentes” pero en el fondo es pura hipocresía porque fue su generación la que nos hizo así, la que no pensó y contaminó el ambiente con sus petroleros y sprays, la que lanzó la bomba atómica y ahora todos tenemos cáncer, la que inventó la televisión, los video-juegos y el Internet y no pensaron en las consecuencias nefastas producidas en las generaciones siguientes, sólo pensaron en su bolsillo y ahora los polos están derritiéndose y nosotros sólo podemos hablar mediante el pensamiento, tanto así que ustedes nos consideran imbéciles, pero si eran ustedes los que se iban a trabajar todo el día y nos dejaban frente a un televisor y la primera palabra que decíamos ya no era papá o mamá era psm za fto, t pedes ktar el plo, tngo 1 cita x msn, io tbn, tqm, tqm, dmlo tu m kres XD XD XD t kero 8-() now . . . sin admisión para pensar . . .

Poco a poco la gente continuó llenando esos establecimientos clandestinos y enriqueciendo a los mafiosos quienes no pagaban impuestos, porque hecha la ley, hecha la trampa y ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón.

En su mayoría los infantes (acostumbrados a sentarse a ver a cuatro extraterrestres de colores y amanerados o dinosaurios lilas gordos fumados) conformaban el ahora ejército de adolescentes adictos a sentarse, perder tiempo y dinero amarrados a esas sillas como de dentistas con una pantalla pegada a los ojos, audífonos, teclado y mouse en mano. Claro tarde o temprano, los viejos empezaron a llenar esos locales también; las mujeres como siempre abundaban y aquellas(os) sin un céntimo mendigaban en las calles, arrastrándose, vendiendo cuerpo y alma por ver algo de televisión o conversar por msn con su esposo o madre o hijo, no importa, total habían perdido el trabajo, y las empresas colapsaban a una velocidad inconmensurable.

Todo el “mundo” o “universo” estaba en banca rota, de pronto los mismos dueños de canales, empresarios, presentadores y “artistas” empezaron a perder la noción de tiempo y espacio; canales basura y no basura fueron desconectándose uno a uno, junto a los servidores de Internet. Los chicos interadictos morían de paro cardíaco o colapso nervioso por no recibir su dosis de televisión e Internet diaria. Absolutamente todos los seres “inteligentes” hasta los “superdotados” (obviamente escasos) sucumbieron ante la máquina y sus tanto progresivas como masivas desconexiones a nivel universal producto de la negligencia y propagación del “virus VB” en los cerebros humanos los cuales ya no podían funcionar sin sentarse y presionar botones recibiendo a cambio mensajes e imágenes en su mundo de comunicación artificial.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

ese es un problema q aun no todos nos damos cuenta,todo lo q deseamos y tenemos esta solo al alcance de un boton,y es q este llega a ser solo una burla se dicen llamar medios de comunicaion pero al final lo unico q logran es aislar a la gente de su entorno mucha veces olvidando q lo mas esencila puede ser una simple frase o algun gesto .
excelente tanto como para reflexionarlo con todos nuestros amies

Anónimo dijo...

Tu cuento esta xeveree un poko brusco al referirte a ciertas cosas pero si se asemeja muxo a la realidad,
parece ke al escribir algo estuvieras molesto de todo.

Azucena Romero dijo...

Es crudo pero ironico...digamos que Flaubert hubira dado una risa retorcida al leerlo.

Anónimo dijo...

original como siempre; diferente y directo al decir las cosas, simplemente me encanta el estilo que utilizas al referirte a algo.