martes, marzo 20, 2007

LIMA . . . la triste . . .
Es terrible estar separado de la persona amada, a veces por coincidencia, a veces con un viejo amigo a lado, a veces los cigarros no bastan, no sabes que él también está depresivo, y a veces equivocadamente por culpa tuya también, no puedo entender cómo Lima o mejor dicho Miraflores siendo tan chévere, tan cool, tan diferente de mi pequeño y provinciano Trujillo, carezca de la fórmula para aplacar esta melancolía sin manufactura de besos y rechazos diarios, bueno esta ciudad tan ploma y friorápida en invierno augustal puede incitar a cualquiera al suicidio, no sólo un lunes como hoy (horrible domingo predecesor) sino cualquier día de la hora quisiera poder estar a su lado, aunque sea un rato en la cancha sublime o en la piscina abismal, en el tercer piso de esa facultad de ingeniería que no logro dar su nombre ¿y alguien puede diferenciarlas? O quizás perdiéndose en el techo de biológicas o en los parques de San Andrés o tal vez esas odiadas despedidas de viernes para lunes con guitarra sin voz aún. No, pero eso es nada comparado a . . . ¿Larcomar? Hace cuatro años y medio que quería conocer Larcomar ¿y el provincianito costeño no conoce Larcomar?, ¡¿y ti qué chucha?! A la hora que vine a conocerlo, a la hora que me paseé por el Parque Kennedy, a la hora que crucé toda la avenida Larco, las hojas ya no estaban para pisarlas siquiera, y esa sáfica pareja oriental me tomó una foto junto a más de una década de amistad, ahora corrompida por la hierba, el alcohol y esos mezquinos desengaños jamás contados (con calculadora) y un amor distante que no puede encontrarse ni en la guía telefónica, menos a llamada local –Oe loco, pero ¿qué te pasa pe lokito? Somos patas puedes hablar conmigo de lo que quieras-, -no, sólo que-, -tas templado di loco-, -fácil-, -sí ‘on a mí también me ha pasado- ese silencio de los carros frente al Marriott, sólo fue interrumpido por la soledad de una nerviosa risotada -ja, ja, ja-, -¡qué! oe ¿qué pasa?-, -no, no, nonada, sino que puta osea ¡con quién vengo a encontrarme en Lima pe huevón!-, -lo mismo digo-, -vivimos en la misma ciudad y recién venimos a reunirnos por acá-, -ja, ja, ja, ves ¿ya estás más tranquilo?-, -no, para nada, sigo extrañándola- ¿sigo extrañándola?, ¿ella también? -no quisiera que vayas a tomar a mal lo que te voy a decir-, -habla, normal-, -sino que puta cuánto quisiera poder estar aquí con ella, y . . .-, -y no conmigo, no te preocupes que el sentimiento es mutuo- siempre lo he sido, eres una mierda de amigo, es eso ¿y? mejor cambiar de lado el cassette, ya nadie usa cassettes -es una pena lo de Rita y tú-, -no, nada, mejor hablemos de ti ‘on-, -no creo que no sea algo que no hayas sentido tú también-, -sí pero las causas son distintas, lo mío es para olvidar, yo vine acá a Lima a despejarme ¿manyas? A meditar, no pensé que ibas a venir por estas mismas fechas-, -yo tampoco, pero apenas me enteré llamé a tu jato para conseguir tu fono de acá y ver qué talco- uy ¿has venido solo? a Lima viene uno a vacilarse, pero es que ella vendrá -eso espero- porque estoy dispuesto a esperarla -¿qué dices?-, -¿ah? . . . no, no me hagas caso-, -tan quemado como siempre . . . pero de verdad ¿por qué viniste a parar por acá?-, -sino que iba a ser una sorpresa . . . para ella . . . pero . . . pero ya fue, no salió nada . . . dicen que lo planificado jamás sale-, -bueeno, se cruzaron-, -puta mare odio Lima . . . Lima, Lima ¡Lima!, ¡puta qué triste es Lima ‘on! es vacía, es fría, es solitaria, puede tener todo lo que por allá ni cagando habrá jamás, pero no tiene . . . – ella, ella, ella, es tan hermoso pronunciarlo ¿pronunciarla? Hermosa, ella, este lugar y ella, el mirador y ella, los helados, las donuts, los combos, ella, la ropa, las modelos, los libros, ella y el arte, algún día, algún día, lo sé, se va a complementar todo el bien y el mal, el día y la noche, izquierda y derecha, la dialéctica del amar -no tienes a tu flaca pe ‘on- no tengo nada - . . . no . . . - a veces no sabes con quién estás hablando, no sabes si es un amigo o un enemigo, o simplemente alguien a quien conoces más de la mitad de tu vida, lo miré, le sonreí ¿y no puedes ver nada más? – . . . y claro que a veces me gusta estar solo, y es que me gusta la soledad ¿y a quién no? bueno, casi siempre me ha gustado estar solo, pero puta mare cómo quisiera estar solo, pero sólo con ella también-, -ajá . . . - habla, háblame, no esperes que yo llame ¿no puedes llamarme?, ¡carajo, no quiero llamarte! entonces ¡¿por qué mierda estoy marcándote?! -vamos huevón algo de bueno tiene que haber en Larcomar, no te pongas tan triste ¿dónde chucha vas a encontrar todo esto por allá?, ¿dónde?- ta qué rica música están pasando, tengo que venir a Lima para disfrutar de una buena radio alterna y contemporánea, el teléfono no es mío, me da mi clásica pereza mezquina comprar una tarjeta -y es que . . . Larcomar . . . Larcomar se ve tan vacío, sólo sé que cualquier lugar (así sea el más simple) se vuelve hermoso si estás con la persona especial-, -ja, ja, ja, deberías escribir una canción- es una risa, dos risas, tres risas, palmas, un aplauso, palmas, piernas, no sé qué mierda estoy diciendo, sí . . . sí . . . probando . . . acá los cobradores no joden, depende de la zona, sólo quisiera poder lanzar una vez y besarla dos veces más –a ella todo un álbum . . . uno conceptual, que narre todas nuestras peripecias, todos nuestros besos furtivos- no importa si no entiendes, total en plena avenida Larco no me dejaste entrar a la Phantom -con esto, no estoy menospreciando tu compañía, porque sé que tú sientes lo mismo, y yo sólo estoy tratando de desahogarme un poco, sólo que por lo menos contigo no estoy tan solo ¿eres real?-, -normal, normal, sí . . . mira a esos chibolos-, -¿los skaters?-, -parecen divertirse-, -yo no le encuentro nada divertido a todo esto, sólo he venido para pasearme, a conocer a mi familia y tomar algunas fotos para mi archivo personal . . . eso hablando pragmáticamente-, -lo que tú digas-, -pero pucha, no sé por qué pero este lugar me da demasiada pena, como si ya hubiera estado acá, o como si hubiera despedido a alguien desde acá, y eso me da pena, mucha pena- pena me doy yo mismo -no entiendo qué de bueno puede encontrar todo aquel que viene para acá, para mí toda esta efímera belleza pasaporte a la diversión (subversión) es, es . . .- te extraño, llegando a casa te llamo, aunque no sé en dónde estás -es recontra superficial- . . . y lo seguirá siendo . . . sin ella . . .

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta xevere pero kien es ella, existe? y tambien se supone ke se encuentra con un amigo . . . pero al principio se habla como de otra persona . . . NO ENTIENDO!!! y me raya

Manuel Rubio Terán dijo...

Pucha, tabas cagado... El urbanismo, la descripción de los lugares limeños, el paralelo entre tu mundo interior y el exterior (este último más extraño aún para ti, dada tu circunstancia y lejanía), hacen de este cuento algo compartido, ya que revive en el lector una atmósfera, un recuerdo, la misma repelencia a su propio entorno… ¿Ven lo que las flacas pueden causar? Tu cuento está chévere. Sigue on.

Azucena Romero dijo...

Me parece un buen cuento. Sabras que no soy erudita en la literatura; sin embrago, he leido regularmente y este estilo con juego de "paralelos" -como lo llama Manuel Rubio y al que anonymous simplemente no capta y piensa que estas hablando a otra persona- fascina al lector y hace dejar de lado la picturacion de imagenes en el cerebro para solo entrar al mundo psicologico al que das la llave pero no habres la puerta.

Anónimo dijo...

amiooooooooooooo!!!!!!! muxas felicidades! me alegra muchisimo q sigas escribiendo!! parece mentira q hace 5 años me enseñabas tus cuentos supr chvr x cierto! recuerdas q yo te decia q te iba a ir muy bien en esto!! y asi será cuidat muxooo....KARINA BARROS

Anónimo dijo...

well done!!!! cada vez mejor . q manera de involucrarnos en los sentimientos encontardos d aquel muchacho ,y q decir de la descripcion de aquella lima la horrible .j'epere que le dernier et le prochain voyager peut changer cet mouvais experience.x tus cuentos te conoci!

Gonta a Go Go dijo...

Es dificil estar lejos de ella..

pero lo más cruel es que es tan real...

No estas cagado... estas siendo sincero contigo mismo..

eso es bueno

Saludos
Victor
estante18.blogspot.com
habitacion18.blogspot.com

Anónimo dijo...

REALMENTE ESCRIBES CHEVERE, DE CASUALIDAD LLEGUE A TU PAGINA DE HI5 NO LO SE COMO PERO POR ALGO FACIL M GUSTA LAS COMPOSICIONES DE TUS CUENTOS SUELEN SER MUY INTERESANTES, BUENO A MI TB M GUSTA ESCRIBIR...SI POR AHI TE ANIMAS ENTRAR A MI PAGINA T LO DEJO:

www.todoesposibleparaquienama.blogspot.com

..BYE CUIDATE Y SORRY SI TE INCOMODO PERO SOLO QUERIA HACERTE SABER Q M GUSTA COMO ESCRIBES CHEVERE DE VERDAD

..BYE

ATENTAMENTE: GIULIANA P.B

Anónimo dijo...

Primero te dire que me gusto el estilo de narrar algo muy personal y que da la sensacion de que solo lo estas pensando, que el monologo se da en tu mente. Y es tan intimo que ni si siquiera pronuncias palabra alguna. Muy cerca a ser un poema, ya que se siente tu soledad y dolor por la mujer amada ausente.
Erick NY