miércoles, octubre 10, 2007

EINSTEIN
No sé por qué me llaman Einstein, pero una vez poniendo atención a lo que me decía el niño, escuché que había sido un señor muy inteligente, y despeinado, a mí no me gusta peinarme ¿Inteligente? yo no sé si considerarme así . . . no sé qué de común podré tener con aquel nombre ¿qué significa inteligente?

Llegué a este hogar cuando el señor me recogió del suelo de un parque (así le comentó a los niños) y yo aún era muy pequeño. Seguramente mi madre se olvidó de mí o tenía asuntos más importantes por hacer ¿o será que no era el único? No importa ya. Al menos este lugar no está mal, me tratan como un príncipe o un rey, si tan sólo supiera lo que ello significa, aunque así me lo repiten las niñas a cada rato mientras emiten sonidos extraños al juntar sus labios.

La alimentación es muy buena. Cada mañana me sirven todos los cereales que me encantan. A veces, la señora encuentra algún animalito verde camuflado entre las pancas y me lo pone de postre (una verdadera delicia). La primera vez que me ofrecieron uno, no sé por qué pero me lo pasé al instante. Las niñas hicieron un gesto de asco y el niño me dio la razón aduciendo que en la selva es normal comerlos, e incluso son un gran festín, será pues, yo no lo sé ¿Qué es la selva? Dicen que todo es verde y tan alto que ni se puede ver el sol. Yo sólo he visto estas paredes grises durante toda mi vida.

A veces por las tardes siento un poco de frío, mas ellos se encargan de alegrarme con sus sonrisas y entonces comienzo a cantar (intentar) no seré un gran tenor o barítono, pero hago mis falsetes sin desafinar. Total si hasta me ponen un viejo casete donde le escuché bromear al señor con los niños que tengo un pariente famoso por cantar junto a otro señor de voz muy agradable. Si bien sé muy poco sobre música, me encanta esa canción ¿o será que ya me acostumbré a escucharla al despertar para el desayuno de cada domingo?

Una tarde el niño trajo a otro (eran igualitos) y me sacaron para jugar con ellos. En aquel momento empecé a saltar y saltar como mi sonrisa; y lo que parecía un juego muy sano, terminó transformándose en gritos desesperados de los niños, los cuales hicieron venir a las niñas quienes luego les recriminaron por qué me habían dejado salir. Yo no entendí el motivo de su molestia, si sólo querían jugar conmigo, no me iba a ir ¿para qué? Si acá lo tengo todo.

Tengo comida, no serán banquetes dignos de reyes como ellos dicen, sin embargo no puedo quejarme. Y por las noches no tengo frío, arropan mi hogar con una mantita protectora de toda luz al amanecer, para así disfrutar largas horas de sueño.

Sueño. Me encanta soñar. Sólo allí puedo imaginarme volando y cantando feliz por los aires. Juntándome con aquellos seres hermosos que vi desfilar una tarde. Soñar que puedo irme sin temor a pasar penurias, sin miedo a dejar de comer rico y sentirme calientito por las noches. Soñar que existe un mundo más bello que este grisáceo dolor. Sé que esa libertad tan ansiada puede también convertirse en mi perdición. No me importa, es mi sueño, y los sueños, por lo mismo que son hermosos, difícilmente se vuelven realidad.

El abrir los ojos me recuerda (una vez más) que estoy en este aposento circular y que tanto el señor, la señora, los niños y niñas, llamados por unos nombres extraños, pero generalizados como hijos, estarán allí, me cuidarán y alimentarán, mas no me dejarán salir. Aunque escuché la otra vez que eso era lo que el señor deseaba.

Puesto que todos los seres tenemos derecho a ser libres, dijo. Y yo también lo quiero, lo deseo con todas mis fuerzas, no obstante tengo mucho, mucho miedo . . . mejor será dormir y soñar . . . soñar yéndome de aquí sin salir y sin perder . . .

¿Adónde me están llevando?, ¿por qué mi casa se está moviendo?, ¡Qué está sucediendo!

-A ver Einstein, ya es hora de salir-, -¡Sal Einstein!, ¡Sé libre!-, -¡Vuela Einstein, vuela!-

¿Y dónde estoy?, ¿qué lugar es éste? . . . ¿será mi hogar?, ¿el verdadero? . . . ése de donde sé que vengo . . . no lo recuerdo, pero lo siento y sí, creo . . . ¡Es mi hogar!, ¡Ahora lo entiendo todo!, ¡Mi casa!, ¡Mamá, he vuelto!, ¡Mamá!, ¡Mamá! . . . ¿Mamá? . . . ¡Hermanos!, ¿hola? . . . ¡Allá están! . . . los puedo ver ¡Me estaban esperando!, ¡Allá voy!

Están . . . Volando ¡Qué majestuoso! . . . ¡Cómo vuelan!, ¡Qué hermosos! Los seguiré . . . yo también puedo . . . tengo alas . . . lo seguiré intentando . . . ¡Me caigo! . . . ¡No puedo! . . . ¿por qué no puedo volar como ellos?, ¿Y de qué se están burlando todos?, ¿por qué me miran de esa forma? No soy diferente, solamente no puedo volar ¿qué tiene eso de malo? . . . no puedo volar ¡No se vayan hermanos! . . . Ahora me comerá el gato o un niño me matará con su honda. No me lleven con ustedes señor, señora, niños, niñas, no se pongan tristes, no es su culpa, hicieron lo que pudieron, sólo déjenme morir acá . . . solo . . . al final, es lo mismo que morir tras esas rejas.

-¿Por qué murió Einstein papá?-, -¿por qué papá?-, -porque no aprendió jamás a volar . . .-, -¿porque siempre tuvo todo papá?-, -deben aprender a volar por ustedes mismos también-

No vaya a ser que cuando los soltemos en el parque, sólo logren saltar . . .
. . . Blackbird singing in the dead of night, Take these broken wings and learn to fly, All your life, You were only waiting for this moment to arise . . . [1]

[1] Paul McCartney. “Blackbird”. The Beatles. 1968. Otro señor de voz muy agradable . . .

46 comentarios:

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є-88 dijo...

¡Yeee! Soy el primerito.

Gonzalo, no sé qué experimento es, sólo sé que me cautivó en la parte del "sueño".

"Puesto que todos los seres tenemos derecho a una vida libre." Pero viene el temor, es cierto, nos acobardamos poder lograr algo tan sólo pensando en el "volar" -que ahora sé no es necesiario pensar día y noche en ello- mi abuela me lo repite muchas veces.

Te invito a visitar InTeraCCión Xterna que ya pude terminar la segunda parte de una cadena de relatos. Gracias.

Un abrazo.

Dinorider d'Andoandor dijo...

qué triste final

Alicia M dijo...

Gonzalo. Leyendo los comentarios de el blog de mi hermano Esmoris Lara, me enteré que le gustas, y decidí visitarte. Gran descubrimiento! Tu Einstein me dejó muy triste...pero contenta de haberte conocido. Me haces acordar a mi hijo que también es profesor de literetura, y me llenaba de relatos desde chico. O a mi hermano que me hacía libritos ilustrados a mano desde chico...Eres una promesa...pero cumplida. Muy bueno...Ya te estamos leyendo en Buenos Aires también.

Ivysour dijo...

Pobre!!, triste pero real metáfora de muchos que ya sea por obligación o pusilanimidad se resignan a vivir una realidad que no les corresponde o que simplemente, podrían mejorar.
Cariños.

Anónimo dijo...

Hola Gonzalo, que bonita fabula has compuesto con la historia del pajarito Einstein.
Es verdad, a los hijos debemos criarlos con mucho esmero pero tambien hay que ensenarles a que se sepan defender por si solos. Para que cuando se independicen puedan volar alto y nada los detenga.
Saludos de New York
Erick.

Anónimo dijo...

ME HIZO LLORAR TU CUENTO SOBRE EINSTEIN, TU SABES PORQUE. GONZALO. TIENES UNA MANERA TAN PARTICULAR DE ESCRIBIR Y ESO NO ME CANSARE DE REPETIRTELO. SIGUE ADELANTE. UN ABRAZO. ANA. NEW YORK.

Esther dijo...

¡Qué triste! Pero, es así, o aprendes a volar o las consecuencias pueden ser terribles.

Y me da miedo volar y me gustaría quedarme donde estuve por y para siempre. No me gusta volar, odio las alturas, subir y subir escalones, el cambio. Pero, no hay más remedio para aprender a sobrevivir; no queda otra.

Un saludito.

Anónimo dijo...

Gonzalo, que bien narrado tu cuento, y su moraleja es muy buena, me dio mucha tristeza pero te enseña mucho.
Sigue escribiendo asi
Evacristy

LESLIE dijo...

Que cruel!!!!! snif! pobre no pudo volar, wow este cuento esta tan bien relatado q la transición de parecer un niño al de ser un ave es bien simple y compleja a la vez.
Un abrazote Gon!!!!!

Anónimo dijo...

POR SUPUESTO QUE RECONOCI LA LETRA DEL FINAL DEL CUENTO, ES "BLACK BIRD" DE THE BEATLES. UNA DE LAS MAS HERMOSAS CANCIONES, Y QUE EMPIEZA CON EL CANTO DE UN PAJARITO.
LO LOGRASTE NUEVAMENTE.
ERICK.

Dante Quixano dijo...

Felicidades Gonzalo, muy buen trabajo.

Logras una emotividad bastante interesante a lo largo de todo el relato.

esmoris lara dijo...

En la comunidad blackbird de mi entorno, yo no desentono: vuelo como Einstein. Lo dicho, Gonzalo, es una joyita literaria, nada que ver con la fonetica del nombre de tu blog.
Es un honor haberte conocido. Y no dejes de enviarme material de tu inmenso Trujillo, quiero difundirlo por aquí.
Un abrazo veterano de Roberto.

Lolus dijo...

UN BUEN RELATO, BASTANTE TIERNO, MUESTRAS OTRAS DE TUS FACETAS DE ESCRITOR, EXITOS EN TODO

Garo dijo...

Interesante situación de fábula. Buen texto. Saludos

gabriel revelo dijo...

a veces tener la voluntad, la mente clara, los deseos y las ganas de volar no basta. cuando el destino se pone de acuerdo en jodernos, inexplicablemente la existencia, no importa cuanto se deseé algo, ahí estará la fuerza de gravedad para llevarnos al suelo del que cuesta tanto levantarse.

vaya forma de ir develando la trama de la historia.

Jorge Atarama dijo...

Existen leyes en el universo y el truco está en saber manejarlas.

La Gatimelodica dijo...

Volar tiene sus riesgos, puedes morir en el intento. Pero, aun muriendo... puedes conocer la gloria de estar vivo. Precioso cuento.
Gracias por la visita!

serpentyna dijo...

Vaya, supongo que no debí leer el cuento; es decir, no ahora. Pero dada la insistencia de las masas, aquí estoy.
Qué te puedo decir, yo fui la que más sufrió con la muerte de Einstein.
¡¿Por qué eres así?!

Literófilo dijo...

Me dejaste pensando, muy bien escrito Gonzalo de verdad, lo bueno, eso dicen que cuando uno escribe es dejar, al otro, pensando, ¿cierto? Un abrazo amigo.

MAR dijo...

Lo más triste es que aveces uno mismo se encarcela o se corta las alas,
Besos para ti, yo quiero ser libre y volar...soñar y vivir plena mientras se pueda.
mar

Wen_G dijo...

hola recibí su visitaa!
gracias!
=D me leí este texto esta muy buenoo!
=) me agradó!

=D Saludos!

Anónimo dijo...

me lleno de mucha ternura tu fabula .el verdadero mundo esta mas alla de lo q pueden ver nuestros ojos .
salimos de aqlla burbuja o el mundo nos deborada.volemos!
te felicito lo haces cada ves mucho mejor.
233121

josé carlos mendoza de la cruz dijo...

wena Gonzalo, es uno de los mejores que te he leido... espero que tb nosotros aprendamos a volar y que mostremos todo, que tenemos una hermosas y grandiosas alas que usar... salu2

MAYA dijo...

Un relato que atrapa Gonzalo. Los sueños son realidades en un espacio y momento determinado. Benditos los que logran vivirlos con extrema pasión. No te gusta peinarte...ya somos dos. Cuando danzo dejo que el viento se coma mis cabellos y los expulse a su antojo. Una vez probe gusanos en la selva y la experiencia gastronómica fue toda una aventura. En la noche soñe con alas que me llevaban por esos verdes que logran que el sol se oculte cuando todavía está brillando. Paredes, paredes verdes de ojas enormes.

Un beso,

Maya

Dani dijo...

Me gustó mucho porque la parte de que no sabía por qué lo llamaban Einstein y al final era un ave y no lo sabía . . . me dio un poco de pena, pero fue conmovedora.

Te quiero mucho

Dani desde Lima.

La Muñe dijo...

Buenas!
Gonzalo, que cuento más hermoso, me imaginé cada cosa escrita, casi lloro también...

A veces cuando no sabemos vivir la libertad nos lleva a la muerte, q lástima, verdad?

Lindo, lindo tu cuento
Agradezco tu visita a mi casa de muñecas. Sos bienvenido cuando querás. (Ya estás agregado!)

Saludes desde Costa Rica

Mirvan dijo...

Este Einstein, nos deja mucho que aprender, te pasaste con la historia, el mensaje llegó, apropósito "Learn To Fly" es una de las mejores.

Salu2! que te vaya bien
Mirvan.

Angie Sandino dijo...

muy buena la metafora!
un gusto conocerte!

besos!

M. dijo...

Hay toda una tradición literaria del hombre-pájaro, y de la mujer-pájaro. Enhorabuena.

Ricardo Calderón Inca dijo...

BIEN GONZALO SE VE QUE ESTAS PERFECCIONANDO TUS ESCRITOS EN COMPARACION CON LOS PRIMEROS.
DE ALGO TE SIRVIO HABLAR CON JAVIER ARÉVALO...
SIGUE PE MUXAXON!!!! ¿ME DARÁS ALAS PARA SEGUIR CANTANDO?

Claus dijo...

bUENA FOrma D expresAR MuchAS REAlidades... no me pareció triste, simplemente fue real.
la haces

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Me gustó eso de aprender a volar y no solo saltar. Me queda una linda reflexión.

Un abrazo cálido para acariciar tu alma!

WALTER TOSCANO dijo...

BUEN TEXTO.
ME AGRADA MUCHO DESDE EL INICIO HASTA EL FINAL ...
LOS TEXTOS TRISTES ME PARECEN LOS MEJORES. ESTE ES UNO MUY BUENO.
SALUDOS

beatlecito con ojos de videotape dijo...

Entre la tristeza de tu cuento y la magia de volar solo nos queda darnos cuenta de ese instante infinito que todos tenemos al escribir un abrazo gracias por la visita

SOL dijo...

gonzalo, gracias!!!! por abrir este mundo para mi, gracias por tus comentarios de verdad que los aprecio dem, mas aun viniendo de vos que sos un gran escritor...

lo de rapu me dejó pensando un montón, gracias y creo que tenés dem razón...

me encantó este cuento, yo recien estoy a prendiendo a volar (sé que es tarde pero quiero hacerlo) cuesta mucho pero vale la pena intentarlo.

los niños me impresionan, le leí este cuento a mi male (mi sobri)que tiene 7 años, me miró con sus ojotes muy abiertos y despues me dijo... es que pobrecito tener alas y no poder volar, yo no tengo y quiero volar, seguro le daban muchas ganas...pobrecito...

besos gonzalo y de nuevo gracias por visitar mi astro

saludos desde el sol!!!

Hannibal dijo...

Gracias por la visita y por tus palabras.

Estaremos en contacto.

saludos
hannibal

MAYA dijo...

Dios!! Como pude poner Hojas, sin H. en mi comentario. Fe de Erratas mi querido Gonzalo.

Cuuídese,

Maya

oNe PeRuViAn dijo...

Me encanto, muy bueno. Me dio pena el final. Blackbird fly...

εïз Azzarukko εïз dijo...

Caemos en lo inevitable,
cuanta verdad hay en lo has skrito!
Se puede enseñar a peskar y nunca dar el peskado ya cocinado, pero si resulta que nuestro aprendiz es vegetariano?
Asi pasa... y nos pasa.

David Navarrete dijo...

La estructura interna de la narración es similar a otras que ya he tenido oportunidad de leer, y por ende el final se me presento muy predecible. Lo que dice el texto (el asunto) es predecible, pero lo que podría rescatar del cuento es la manera en cómo lo dice, es decir, en la utilización del lenguaje poco convencional al que nos tienes acostumbrados. Saludos y espero siga mejorando en sus experimentaciones narratológicas

katiuska dijo...

Guauu, hace mil siglos que no leía una fabula.
Naa, me dio pena la historia, porque se murió al final y tenía muchas ganas de volar, ganas y miedo a la vez, y además de eso nunca había aprendido.
Esto me recuerda mi propia moraleja interna: La única forma de aprender es probar por uno mismo.

saludos ;)

Oscar Ramirez dijo...

"No vaya a ser que cuando los soltemos en el parque, sólo logren saltar . . ."

puedo creer ke esta parte esta demás, pero si la consideras necesaria,vale. sólo una cosa más: has mejorado mucho.

† Gidhe Strigoi † dijo...

Real y triste... Trajo a mi mente a Carlitos, un niño con un problema en el cuerpo, siempre tenía a su madre detrás, cuidandolo y ahogandolo en la sobreprotección; lamentablemente era necesario, ya que el solo no podía ni patear un balón sin estar a punto de caer.
La metafora creo que ya la han explicado... Buena fábula ^^

Diana Ruiz Venegas dijo...

BUUUU,GONZAALO, QUÉ COSA PARA MÁS BONITA DE VERDAD, PARA MÁS NOSTÁLGICA, TAN LLENA DE INOCENCIA, DE AMOR, Y DE ESA PARTICULARIDAD QUE SÓLO SE CONSIGUE CON TUS VERSOS... MUY ORIGNAL Y TIERNO, MUY REAL Y LLENO DE ESO QUE AVECES TANTO NOS OPRIME: NUESTROS SUEÑOS, NUESTROS INGENUOS Y AÑORADOS SUEÑOS...

WALTER TOSCANO dijo...

ME AGRADA BASTANTE ESTE TEXTO

Anónimo dijo...

Quizas en algùn momento de nuestras vidas hemos sido einstein una fàbula alucinante.