miércoles, octubre 03, 2007

BIBLIÓFOBO

Pepe era un niño que tempranamente aprendió a leer. Estaba cursando el primer grado de primaria cuando descubrió las “Fábulas” de Esopo, después encontró los “Cuentos escogidos” de varios autores clásicos, hasta llegar a “Matilda” de Roald Dahl. Aquel encuentro con la literatura fue tan cautivante que se decidió buscar más libros; y no iba detenerse hasta terminar con todos los de la tierra . . . con todos . . .

Por esas mismas fechas, el director de estudios de su institución educativa, anunciaba la pronta inauguración de la biblioteca escolar, al servicio incondicional del educando. Un esfuerzo conjunto entre la dirección, la APAFA, y un fuerte lavado de dinero.

Al escuchar esa noticia, Pepe casi se desmaya en plena formación. No veía las horas de internarse en aquel centro cultural, el cual le permitiría ampliar sus conocimientos sobre el mundo, la ciencia y el arte. Ya se imaginaba sentado cada tarde después del colegio leyendo y terminándose todos y cada uno de los textos de aquella ansiada biblioteca.

Así que por la tarde salió de su casa y se enrumbó hacia dicho local. Una vez allí, pidió un libro de “mitología griega” al bibliotecario, mas éste miró al enano de voz chillona con desprecio y –¡PRIMERO SE SALUDA!- le metió un tremendo bofetón que mandó a Pepe contra la pared, dándose un sonoro golpe en la cabeza que nunca olvidaría . . . nunca . . . –bueno, disculpe, me olvidé: “Buenas tardes”, es que estoy un poco emocionado-, -bueno pues, esto es una biblioteca ¿me entendiste? Acá se ingresa saludando-, -sí, señor-, -¿y qué me decías que querías?-, -¿tiene algún libro que trate sobre “mitología griega”?-, -sí, espérate-

Pepe agarró una silla y se sentó, pero el piso estaba tan viejo que las maderas crujieron resonando en toda la vieja casona -¡quién te ha dicho QUE PUEDES SENTARTE!-, -disculpe, yo pensé . . . -, -pensaste mal chibolo . . . ahora ¡LEVÁNTATE!- el bibliotecario no esperó a que Pepe se moviera, le jaló de ambas patillas hasta ponerlo de pie –toma, éste es el libro que buscas, ahora puedes sentarte-

Leer sobre los dioses griegos, y sus disputas, le hicieron olvidar los golpes que hacía unos minutos le había propinado el bibliotecario. Lo que le encantaba de estos era eso mismo, que le otorgaba la oportunidad de sumergirse en un mundo distinto a la cruda y . . . maldita realidad . . . que es la única que existe . . .

Sin embargo, como el libro era tan arcaico, y al parecer no lo habían limpiado en años, seguramente era la donación de algún viejo ex-alumno, la alergia al polvo (y la humedad) que azotaba por genética a Pepe, le jugó la peor de sus pasadas –aaatttcchiii, attccchiiii, attcchiiii, atcchiiii, accttteeeiiiiiiii- para qué estornudó . . . el bibliotecario se acercó a Pepe, le agarró de la oreja izquierda hasta que se cayó, y desde el suelo lo fue arrastrando de sus cabellos por todo el piso barnizado con brea, al llegar a la puerta lo levantó de las mechas y le metió un patadón por el culo que lo mandó a volar a 3 metros –¡A LA BIBLIOTECA NO SE VIENE A HACER BULLA!- Pepe cayó de cara sobre la arena muerta del patio. Esto bastó para que no volviera a pisar biblioteca alguna hasta el final de su época como colegial . . . nadie la pisará . . .

Pepe estaba acabando el quinto año de secundaria, un profesor de razonamiento verbal, muy versado y pendejo, les arengaba sobre las maravillas de asistir a la biblioteca –muchachos, en mi juventud, pasaba tardes enteras en la biblioteca municipal, qué gusto me daría algún día pasar de nuevo por allí y encontrarlos, más aún ahora que ya deben estar pensando en qué academia elegir para asegurar su ingreso directo: “Cygnus” sino ¿cómo muchachos? ya saben que ustedes tienen rebaja . . . y comprenden lo que quiero decir . . . ¿o les rebajo la nota? ustedes deciden- . . . yo decidí y miren . . .

Aunque Pepe que había pasado más horas echado en un diván que sentado leyendo en una biblioteca, sintió que ya era hora de regresar a cumplir su sueño de terminar con todos los libros del mundo . . . terminar . . .

Esa misma tarde se dirigió a la biblioteca municipal, buscando los libros que no había podido conseguir (No piensen que Pepe dejó de leer luego de aquellos maltratos, una cosa es dejar de visitar las bibliotecas; y otra muy diferente abandonar la lectura)

Pepe llegó con muchas ganas a ese lugar infestado de universitarios -Buenos días ¿tendrá “El Aleph” de Jorge Luis Borges?- el bibliotecario miró al adolescente con cara de “¿y tú?, ¿quién chucha eres?” . . . ya no se acuerdan de mí . . . –busca en el catálogo- le pasó un grueso álbum azul forrado con un vinifán viejo que le penetró hasta las sienes de la pestilencia. Nunca supo cuánto tiempo se demoró en encontrar dicho título, aunque lo logró -¿y tienes carné?-, -no, no tengo-, -¿D.N.I?-, -soy menor de edad, estoy en la secundaria, pensé que podría leerlo en sala, no lo pienso llevar, sólo quiero . . . -, -bueno pues, pensaste mal chibolo ¿acaso no sabes leer?- el bibliotecario le señaló el rótulo que estaba a su mano derecha:

REQUISITOS PARA SACAR CARNET DE BIBLIOTECA

- 4 fotocopias de D.N.I., Libreta militar y Boleta.

- 4 fotocopias de partida de nacimiento.

- 4 fotocopias de carné universitario.

- 4 fotocopias de Pasaporte.

- 4 fotocopias de las cuentas (al día) de luz, agua, teléfono, cable, Internet.

- 4 fotos tamaño carné.

- 4 fotos tamaño pasaporte.

- 4 fotos de tu hermana, prima y tía joven calatas.

- El manuscrito original de “Hey Jude” de Paul McCartney.

- Tres pelos del diablo o tres plumas doradas del grifo.

- Copia de “Rayuela” autografiada por Julio Cortázar.

- Un Rembrandt original.

- Una foto con un ser sobrenatural (duendes, aparecidos, zombies, ángeles, demonios, el chino, etc.)

-¿Eso es todo?-, -y recién allí podrás sacar cualquier libro, ahora esfúmate chibolo jeropa que afeas el paisaje- . . . quieren afear el paisaje . . .

La biblioteca de su facultad contaba con un catálogo computarizado, el problema era que tenía mil y un claves para poder buscar un libro -A ver . . . Herbert Marcuse . . . “Un ensayo sobre la liberación” . . .- puta mare cómo hago, no puedo seleccionar nada, para qué carajo sirven estas computadoras sino puedes encontrar nada –disculpa amiga ¿no sabes cómo hacer para buscar un libro?-, -claro, tienes que presionar ctrl + y + jpg-, -ya-, -luego Alt + F2 + y2k + Insert-, -bacán-, -y para terminar seleccionas con www + E=mc2 + 3/4 + tab + back space + mute ¿algo más?-, -no, gracias, está bien- mucho te entendió . . . nadie me comprendió . . .

Luego de encontrar el libro, llamó al bibliotecario, era un chato bizco y malhumorado –señor para sacar un libro-, -llena la ficha primero- así lo hizo. El bibliotecario, que estaba leyendo un diario deportivo, se levantó de su silla estirándose y bostezando por la pereza, caminó con paciencia hasta el almacén de al fondo, dio unas vueltas sin mirar ningún estante en especial y regresó con la ficha en la mano –no hay-, -¿cómo? pero si acá en la computadora dice . . . -, -no hay pues ¿qué quieres que haga? Deben de habérselo llevado antes-, -pucha, ni siquiera has buscado-, -¿me estás llamando mentiroso? Mira chibolo acá dentro de la universidad no te puedo sacar la mierda porque me botarían de la chamba, pero como te vea afuera . . . te mato, así que anda moviendo tu culo y no-me-jo-das- . . . muévelo, ahora pe, muévelo . . .

Molesto y confundido Pepe decidió que para no desaprovechar el tiempo, se sentaría en alguna de las mesas aledañas a leer otro libro que traía en su mochila. Todo estaba calmado hasta que sintió que le caía una bolita de papel pegajozo por la oreja –uy choche, disculpa, no era para ti- luego unas papitas fritas por todo el cabello -sorry se me cayó- . . . un guitarrazo en la nuca -¿pa' qué lees cuando estoy cantando?- . . . un corazón de manzana -es que no hay basurero pe- las sillas sonaban al no levantarlas, los celulares timbraban, los mp3’s retumbaban, las chicas chismeaban en altos decibeles, los patas alucinaban indicando a cual de todas se habían tirado; eso sin contar el mini-componente que uno de ellos había llevado con mucho reeeggaaetónnn . . . sale el sol . . . música que tronaba sus oídos, junto a las luchas entre Carmelos y Ajisecos que emitían las voces del grupo de diske-boricuas-arriolas quejándose a todo volumen sin ritmo, ni melodía alguna en plena biblioteca de la facultad. Ya no podía soportarlo, le denegaban la concentración en plenas “Olas” junto a Virginia Woolf . . . concéntrense . . . quiero que se concentren . . . ayúdenme a concentrarme . . .

-Es un hombre desquiciado, inculto, reaccionario, retrógrado, criminal. Aquellos actos vandálicos no deben volver a ocurrir. Las autoridades vamos a aplicar sanciones drásticas para aquellos que quieran impedir el avance de la investigación, la cultura y el arte que tanto necesita nuestra juventud. Todos tenemos derecho a la libre información, y actos de individuos como éste, sólo pueden dar una cosa: pena . . . asco y pena . . . me dan asco y pena . . .

. . . Pepe terminó en el penal del Milagro, sentenciado a 20 años por atentar contra la integridad pública al incendiar la biblioteca nacional. Sin olvidar que biblioteca que vio, biblioteca que quemó. Con los bibliotecarios dentro, amarrados a unas sillas y empapados de gasolina . . . por supuesto . . .

39 comentarios:

Juan Arellano dijo...

Jajaja, ¿En que sórdidas experiencias te has basado para escribirlo? Ta bueno Gonzalo, pero escríbete otro en que el lector sea mas pillo q el sistema y le saque la vuelta ps. Saludos.

ysraelg7 dijo...

¡Ay carambas¡... te lo juro que con ese final, nosé, si reirme o llenar mi vida de ira.

Que jodido es todo esto, aveces los bibliotecarios entran a trabajar sólo para entorprecer la vida.

Se supone que para esos estudian los condenados (para facilitarnos la vida)... y déjame decirte algo, las pocas y miserables veces que he entrado a una biblioteca, me han tratado bien, pero siempre he tenido para comprarme mis libros algunos pirateados pero libros al fin y al cabo.

Este relato me llenó de mucha nostalgia y de frustación. Pero lamentablemente, es nuestra realidad.

Un abrazo muy grande.

LESLIE dijo...

Pobre Pepe!!!! das cada giro a tus cuentos al final q siempre me sorprende! y con esos requisitos 'pa un carnet...mmmm yo prefiero bajar libros de la internet y leer en casita ja!
un abrazo Gon.

Carlitos 7.9 dijo...

PFFFFFF
TAMARE
yO tenia varios de Mitologia hasta que se los llevo el ropavejero

Oe yo hago cuadros... te puedo hacer la copia del Rembrant...un poco a lo cubismo claro,,,

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є-88 dijo...

eXquisito manjar... me cagué de risa cuando le dan los requisitos para sacar el carné, me hizo recordar la vez cuando yo también fui como tres veces a la biblioteca nacional (-_-) con tal de que por ocho lukas tenga un pedazo de cartón que dura un año. No puede ser que le hayan negado El aleph!! Si yo estuviera ahí con alguno de mis personajes fusilaba a tutilimundi y terminaba más años en cana, Borges es lo máximo para mí -no por algo me he deborado casi todo de él- ja, ja, ja.

Tengo un blog que se llama InTeraCCión Xterna, donde hago o mejor dicho intento hacer narrativa, ya la próxima semana estaré publicando una segunda parte.

Está bravote tu relato brother, reflexivo, buen sabor, metáforas ¡qué más se puede pedir!

Ricardo Calderón Inca dijo...

JJAJAJAJAJA MIERDA JAJAJAJAJA...
OYE YA SABIA QUE IBAS A ESCRIBIR ESTO YA ME LO HABIAS SUGERIDO, PERO MAN TE FALTO ALGO PES JODER A LA BIBLIOTECA DE ADRIANA DOIG...ERA QUE LES DIGAS UNAS PALABRITAS: #"$%&=(/?¡...
QUE BUENA LA CRITICA... AHORA LEEME TU PES YA TE LEI, TA BUENO

rensso dijo...

Es extraño. ¿Qué es la casualidad?, quizás sólo sea un punto singular en un mal lugar, sí te lo aseguro: la biblioteca de post grado de la UNT. Ya no creo en los brujos urbanos, pero parece que tú lo eres. Hoy, en la tarde, fuí a dicha biblioteca, pues me habian dicho(grave eerro creer en todo lo que te dicen) que se atiende a pre-grado de 3-5 p.m. (quería un libro de math!)estuve ahí 3:15 p.m. y todavia no llegaba la "bibliotecaría"(que estoy seguro que en su vida sólo a leido dos libros por lo que percibí(amargada, no sabía hablar y aburrida): coquito 1 y coquito 2). Bueno, regrese a las 5:02 p.m. (tarde, sí). Me dijo que ya no se atiende porque ya pasó la hora, es decir soy un impuntual( es cierto, 2 minutos que me tomo de salir de clase hasta post grado). Ella reclamó su derecho a no atenderme(pues la normas son las normas en este país y a veces no son, cuando nos conviene!), pero no cumple su deber!...no sé porque ponen a "bibliotecarios" que parecen aburrirse o pasar el tiempo, el problema es que no son bibliotecarios, de seguro es el favorcito a algún decano o compadre del rector. Bueno tu cuento parece ser lo mismo de esta tarde. Los libros parecen pudrirse en las bibliotecas, ya nadie los lee y los que lo leen sólo lo leen para dar el examén de algún puto curso...hay dos lugares en la UNT donde uno puede encontrar robots(no es en la facultad de mecatrónica), es: en las bibliotecas y en una colación de universitarios.

Oscar Ramirez dijo...

La agilidad del cuento permite una rápida lectura. Considero que a pesar del estilo, hallo en el relato la exactitud de una sátira social contra los "disque" bibliotecarios orientadores de cultura social que nos entregan los libros. Quienes visitamos diariamente la biblioteca de la UNT encontramos esta frustración. Has ido puliendo tu lenguaje y mejorado en el uso de la replana. En cuanto a la historia propiamente dicha, ya lo decía Sócrates: Conócete a ti mismo. Creo que nadie puede escribir sobre el mundo que lo rodea sin partir de sí mismo. Sólo eso.

Jorge Atarama dijo...

Me sorprendió el primer maltrato, y me dio risa, aveces aqui las cosas están al revés, cuando voy a preguntar por libros en el boulevard de la cultura en Jr. Quilca le digo al vendedor ¿y tu leerás gratis todo el día? Y me dice que no que le aburre, así si fuera bibliotecario barrería con lo que pueda. Pero aveces la vida es irónica y aparentemente injusta como en tu exagerado relato, pero se entiende el llamado al buen trato al lector y las facilidades que deben haber para fomentar la lectura.

Dinorider d'Andoandor dijo...

al menos cumplió con lo de "terminar"

parecen los requisitos para obtener carnet en la biblioteca nacional, antes demoraba una barbaridad en conseguirse uno.

me recuerda en algo la historia de la bilbioteca del millonario egoísta que no dejaba que leyeran sus libros hasta que se quemó la biblioteca

Anónimo dijo...

Tienes una forma tan particular de relatar lo que uno alguna vez a sentido cuando con tanta ilusion va a la biblioteca con los deseos de leer una buena obra litararia y te chocas con un monton de requisitos y una pesima atencion que mejor regresas a casa y prendes la television.
Saludos de New York
Erick.

Anónimo dijo...

LAS MALAS ACCIONES DE LOS ADULTOS QUEDAN GRABADAS EN LA MEMORIA DE LOS CHICOS, NI SE IMAGINAN EL CONFLICTO QUE CREAN. DEFINITIVAMENTE, TU RELATO, NO ESTA LEJOS DE LA REALIDAD, AUNQUE LOS REQUISITOS DEL CARNET, SI QUE TENIAN TU ESTILO. SIGUE ESCRIBIENDO. ANA. NEW YORK.

peluka dijo...

tan triste que no pude terminar de leerlo.algo así me paso en la escuela de bellas artes, plop!
grifos que cortan alas, peor la terquedad ...persiste.

davidz dijo...

Lamentablemente pasa. Cuando de leer se trata te ponen muchas trabas.

Si quieres libros "antiguos" de internet te puedes bajar varios. Puedes usar Ares. Puedes bajar incluso los libros en su idioma original, cosa que en cualquier biblioteca de acá va a ser dificil de conseguir.

Ah.. entretenido relato por cierto.. muy bueno!!

Anónimo dijo...

Te doy toda la razón en cuanto al sistema bibliotecario nacional. Por otro lado, ese estilo e irreverencia que manejas al presentarnos la experiencia de Pepe, me hacen recordar mis horribles épocas cuando pisaba las bibliotecas de mi tierra peruana.

Diego dijo...

la verdad que toy bien kagao, no se a quien escribirle y quien lo lea. no me a gustado nada lo que escribo .

Esther dijo...

Vaya... ...en cuanto a las molestias en la biblioteca, me recordó a las bibliotecas de mi universidad a las que iba al principio. Pero, allí se ponían a hablar y hablar, incluso a cantar y no me dejaban concentrarme ¡Era horrible! Así que, un día decidí no volver a entrar nunca más si era para estudiar. Estoy mil veces mejor en el parque, que aguantando a ésos. Y las salas de lectura de mi ciudad, también son horribles y hace bastante que tampoco voy a ellas. Me hace gracia cuando ponen carteles con "Silencio, por favor" y todos arman escándalo, incluso los bibliotecarios. Es que si al menos hablaran bajo, sin que se les oyeran la voz... ...pero, ¡es que parecen abejorros! ¡Horrible! Les puse un mote "Gentuza".

¡Uy! ¡Vaya requisitos para sacar un libro! Me sorprende que hubieran usuarios en esa biblioteca, deberían ser muy listos, y ¡madre mía! ¡Qué complicación para sacar libros! A veces,en la vida, puedes encontrarte con complicaciones como estas y piensas : - ¡¿A quién se le habrá ocurrido?!

Un saludito

Diego dijo...

jajaja cómo vas a poner de requisito una transcripción de rayuela y el autografo de cortázar jajaja q wina !!

Diego dijo...

Pasate por mi blog, he subido "La Leyenda del Mago Maguini". Ando ocupadísimo en el cole y no tengo internet hace mesess...

gabriel revelo dijo...

con exepción del escrito original de sir Paul, cumpló con todos los requisitos para sacar un carnet de biblioteca en Perú. Lastima que en mi México, además me pidan el 5% del tesoro de Moctezuma y un craneo de velociraptor.

lo malo de la difusión cultural en latinoamérica, es querer hacer todo tan solemne y correcto, que los verdaderos interesados en arte terminan asqueados de ese mundo clásista en el que lo importante no son las obras, sino el supuesto orden engañoso que impera en muchisimas instituciones.

quiero pensar que pepe siguió leyendo aun en el penal, pero ¿cuantas personas no dejan la pintura, los libros o la música por experiencias así?

saludos!

La Primera Fan dijo...

Tus cuentos de verdad que son otra cosa, simples en su lenguaje, pero con mucho para analizar.

No eres como todos esos aspirantes a escritor que se matan buscando la perfección de la palabra, la verdad es que estoy harta de esa diske literatura.

Tú hablas de gente normal, gente como tú y yo, gente de la cual los "grandes" se olvidan, gente de la que se aprendre a diario, gente que con sólo una palabra nos dice mucho o quizás un sólo gesto.

Gente simple con problemas complicados (como todos) y que al parecer tienen una vida intrascendente.

Y tú le das a esa gente lo que quiere, porque nosotros buscamos algo en lo que identificarnos.

Los que tu escribes le puede pasar a cualquiera, son del diario, pero lo expresas con es ironía peculiar que vuelven a tus cuentos en obras maestras.

Como en "Banco", es para cagarte en este sistema educativo, sin dejar de reírte.

Y este "Bibliófobo", es excelente.

Tienes ese don, sí que lo tienes, y lo has desarrollado y perfeccionas cada día más.

Adoro tus cuentos.

No dejes de escribir jamás.

wílliam venegas segura dijo...

Gonzalo: en el blog de un tico, César Delgado, joven cineasta, hay información buena sobre el Dogma'95. Por si quiere visitarlo es cuestión de entrar a: http://cinedesdetiquicia.blogspot.com

Hannibal dijo...

jajajaja.. muy bueno..

saludos
hannibal

† Gidhe Strigoi † dijo...

Algo comico, como siempre una buena narración. Me recordó cuando hice mi fila para recibir el mí de la biblioteca de la Universidad... Saludos

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Hola! me lo he leído todo y me parece muy bien escrito. te felicito.también leí tu perfil y leí lo que estudias. necesité hacerlo porque tengo un blog que has visitado en donde he colgado un cuento en donde un niño asesina a su amigo y has elogiado la imagen.En realidad ,soy pediatra y el niño asesinó a su amigo de verdad y la imagen es tan terrible que he querido conocerte.Entiendo a la literatura tambie´n como un arma para contarle al mundo las cosas horribles que suceden en él y tomar conciencia de ellas.te agradezco igual tu visita y el comentario.

Catira dijo...

Jajaja me reí mucho con la historia del pobre Pepe, con semejantes cosas que más le quedaba al chico?
Desquiciado y loco simplemente por no soportar las reglas...
Te dejo besos

Ivysour dijo...

ja ja ja, el humor cruel me ha hecho reír. La verdad cuesta imaginarse una biblioteca así verdad?. Claro que eso del ruido en las Universidades es totalmente cierto, al menos a la que asisto.
P.D: que es manya??? y leo la y como i o como ll??.
Cariños.

césar castillo dijo...

Hola, gracias por tu comentario. Acabo de leerlo y visito tu página pero regresaré para leer con más calma. Te recomiendo visitar el blog del poeta Alberto Alarcón, él tiene un taller de literatura donde asisten jóvenes literatos como tú. éste es tu blog: http://papelesdeproteo.blogspot.com
Alberto Alarcón es hoy por hoy el poeta mayor más importante junto con otros.

MAR dijo...

PESADILLA O REALIDAD,
QUIEN SABE,,,
CARIÑOS PARA TI,
MAR

Maria Gisela Mendoza dijo...

eso es todo ? jajajja... que bueno que bueno... entonces uno es el freak !

esmoris lara dijo...

Es un relato buenísimo, Gonzalo. Puedes estar seguro que si a algún Pepe se le ocurriera incendiar blogs en lugar de bibliotecas, el tuyo se salva seguro.
Qué talento, muchacho. Gracias por venir a visitarme y dejar un comment. Vuelve a psar cuando lo desees (que manera de pdirte que pases mañana, sin falta)
Abrazos

pamela dijo...

desde que supe que no me permitian llevarme ni un libro a casa , ni a cinco metros mas lejos de la bibliotecaria de la univ.
Sencillamente no existe la biblio , (para mi) en mi univ.
q desastre !
Ya mas de una anecdota que solo produce sacarme bilis hasta por los ojos me ha sucedido en una biblioteca ... asi que que viva el internet!

Evacristy dijo...

JAJAJA, me rei tanto con los requisitos para el carnet, pero sin exagerar el trato en las bibliotecas es ese, para variar un final inesperado

Lolus dijo...

tu expresas en este cuento el sentir de todo aquel que siempre puso pretexto para sacar su carnet de biblioteca....

BELMAR dijo...




Gracias por tus amables palabras... ya viene la continuación de la historia...


«Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas, arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo, que pobres y harapientos y ojerosos y drogados pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural de apartamentos de agua fría, flotando sobre las cimas de las ciudades contemplando jazz.»

wílliam venegas segura dijo...

Luego del final más bien se abren expectativas....

Anna la Carola dijo...

Gracias por darse la vuelta por Carolandia, fue un gusto encontrarme con tu blog, me causó mucha risa de los requisitos, increible!!
Sos bienvenido en la casa de la bruja.
Saludos desde Costa Rica.

josé carlos cruz dijo...

tienes razón, creo que conseguir las plumas del Grifo es más facil que lidiar con las bibliotecas de nuestro querido país... excluyendo de esas la de nuestra especialidad, sino que lo diga Luciano.
Muy buena Gonza, se ve por que son socialistones.
salu2 y visitame ps que pronto tendré algo nuevito y aver que te parece.

Anónimo dijo...

Estoy convencido que el norte y Trujillo en especial seguira siendo la cuna y buenos poetas escritores y cuentistas, una tragicomedia llena de realidad ironìa y stress te felicito por la simpleza de tus cuentos con mucho sentido social